Inicio arrow Articulos sobre... arrow Música/Discos
Música / Discos E-Mail

 


Julio 7, 2012
Iliana Colocho
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 

El documental del cineasta salvadoreño Mario Anaya, "Buenas épocas: La nueva ola de El Salvador" se presenta finalmente en San Salvador, específicamente en el Teatro Presidente.

El filme que recorre el nacimiento, evolución y consolidación de reconocidas bandas cuscatlecas que hicieron vibrar a diversas generaciones será exhibido hoy a las 7:00 de la noche y mañana a las 5:00 de la tarde.

En cada una de las presentación, el público asistente podrá disfrutar de una gran fiesta musical con los piones del rock salvadoreño.

Para el sábado 7 de julio se presentarán los artistas Remberto Trejo, Ángel Gutiérrez, José Montoya y Fermín Iglesias. El domingo 8 le tocará el turno a Luis López, Tony Delgado, Tony Acosta y Alirio Guerra. Todos ellos estarán acompañados por el buen ritmo de "La Vieja Fiebre".

El documental se estrenó en el teatro Los Ángeles Film School de California.   Este atrajo a decenas de personas que se mostraron interesadas en el tema de la producción, la cual se centra específicamente en el mundo de la música nacional en la década de los 60, explicaron los organizadores del evento.

La producción cuenta con el aporte histórico de grandes personalidades, entre ellas Willie Maldonado, presentador y presidente de Estudios Doble V; Luis López, vocalista de Los Supersónicos; John Richardson, locutor de Radio 102nueve, y German Mangandi, de Los Beats, así como otras herramientas audiovisuales que hacen del filme un mar de grandes recuerdos.

 
Mayo 31, 2012
Elmer L. Menjívar, Oscar Luna y Mauro Arias
El Faro.net

 

 El primer "hit" musical de Tato Henríquez fue "Amanecer", con el grupo Crisol, en El Salvador del finales de los años 80. El rock en español de Miguel Mateos, Soda Stéreo, Alux Nahual era el parámetro de los músicos jóvenes que buscaban hacer carrera fuera de los grupos de música tropical que copaban la escena musical y radiofónica como representantes de la música nacional. Un videoclip lo puso frente de un presentador de televisión mexicano que se entusiasmó con la propuesta y le preguntó irónicamente "¿Qué haces en El Salvador?", y lo animó a mudarse a la ciudad de México. Tato le hizo caso y poco a poco se fue colando en la industria, aprendiendo a sobrevivir, a adaptarse al mercado, a vender su talento a géneros musicales muy distantes del rockerito aquel que amaneció en El Salvador: norteño, tex mex, banda, y hasta bachata.

Tan bien se adaptó que ha recibido tres nominaciones a premios Grammy, y ha ganado uno. Siete composiciones suyas han estado cerca del número uno en la lista Billboard, y una le ha dado primeros lugares en Chile y Argentina. Todos estos éxitos han sido interpretados por Pedro Fernández, Grupo Costumbres, Grupo Pesado, Grupo Sólido y la Banda Machos, entre otros. Encontró la fórmula de la música que suena en la radios. Aunque también confiesa que la gran industria musical está viciada: "el que no paga no suena" dice refiriéndose a cómo hacer llegar canciones a las ondas hertzianas.      

Pasó siete años sin venir al país. Estuvo aquí en febrero pasado promoviendo su nuevo disco que se llama Reflejos, una antología de los últimos cuatro discos que hizo como solista en los último diez años. De sus avatares y apreciaciones sobre la música y el trabajo del músico hablamos en esta plática.  

Cuando estábamos viendo tu currículum, brilla la palabra Grammy. Empecemos con ese tema.
El Grammy no deja de ser un accidente muy bonito porque realmente es algo que uno no busca en el trabajo artístico, yo mucho menos lo busqué como compositor. El Grammy lo ganó un disco que se llama "Siempre", de una agrupación tejana que se llama "Costumbre", cuando gana el disco ganan todos los que participan. Yo tuve una mención especial porque la canción punta de lanza que llevó al grupo a posicionar su trabajo más allá de Texas y el norte de México se llama "Si sacamos cuentas", y soy el autor de ese tema. Yo ya pertenecía a la Academia Nacional de Grabación de Artes y Ciencias porque había estado nominado con otras agrupaciones como "Pesado" y la "Banda Machos", que son grupos mucho más fuertes. Ya había estado nominado para el Grammy nacional y en otra ocasión fue para el Latin Grammy. Fue consecutivo fíjate, 2007, 2008 y en el 2009 finalmente me llegó mi certificado. No tengo el fonograma físicamente porque no lo he reclamado, pero algún día lo reclamaré para la familia je, je, je...

¿Y qué te da ese certificado que recibiste?
Es un certificado de la Academia, un reconocimiento de la Academia, y ahora soy parte de la gente que vota en los Grammy. Estoy muy interesado en la categoría de Trabajo independiente, es lo que siento mucho más real ahorita en la industria del disco, el disco está pasando por una crisis espantosa no solo a nivel administrativo, ya que hay mucha piratería y se vende poco disco, sino también a nivel de la propuesta musical.

¿Y tus nominaciones anteriores a esta también habían sido como compositor?
Habían sido también como creador de temas para estas bandas. Remontándome a 1995, que fue la primera vez que me grabaron una canción, y fue Pedro Fernández. Yo había firmado contrato con una disquera que se llamaba Poligram que después fue absorbida por Universal Music. En ese momento yo estaba trabajando un disco para mí como cantautor, cosa que también era nuevo porque yo venía de una agrupación de rock, yo crecí en las bandas de rock de aquí de El Salvador, tuvimos la banda Crisol. Cuando llego a México me doy cuenta de que la realidad musical es muy diferente a la que se vive aquí en el país. La gran diferencia, creo, es que ahí hay industria, hay empresas, hay movimiento, hay 'in and out' como dicen los gringos, hay mucho feedback, fue por eso que me extienden un contrato no solo como artista sino como compositor.

¿Pero cómo fue esa rebusca? Alguien no se puede ir para México ahorita y, de repente, estar grabando un disco y de repente te firman como compositor también.
Bueno, todo eso pasó en tres años. Yo me fui a México en el año 90, invitado por Ricardo Rocha, en ese momento él era periodista de la cadena Eco, hoy tiene un programa que se llama "Animal Nocturno" en TV Azteca, próximamente estaré con él presentando este trabajo. Cuando conozco a Ricardo Rocha, por unos periodistas que estaban aquí cubriendo la guerra en El Salvador, con unos compañeros de la universidad, específicamente con David Pinto que es un director ahora de comerciales y cine, hicimos un video clip de "Amanecer". Los periodistas nos apoyaron con material fotográfico y resultó que se hizo la conexión y el video fue a dar con la secretaria de Ricardo Rocha en el Distrito Federal. Luego le mandamos el video y le encantó y el tipo dijo: "¿puede venir alguien hacer una entrevista?", y fui yo y José Luis, que era el guitarrista y ya estaba en Monterrey estudiando. Causamos muy buena impresión porque muy pocas bandas de rock de El Salvador en ese momento tanían la oportunidad de hacerlo y así fue como le empezó a gustar la cosa, me dijo: "¿qué estás haciendo en El Salvador? Venite para acá y aquí vamos a ver cómo te apoyamos, te ayudamos", y me fui con esa promesa, pero una cosa es la palabra y otra son los hechos. Ya cuando llego y logro establecerme, logro un contrato con una disquera independiente, Paracrisol. Se edita el primer disco entre el 91 y el 92 que se llamó "Algo sobre la libertad". De ahí me quedé en México sobreviviendo, la verdad que empecé a trabajar de todo, siempre relacionado con la música: empecé a hacer sonido, a meterme en algunas tocadas, de repente me daban chance de cantar. Había un lugar que se llamaba Rockotitlán, que era la catedral del rock independiente en México y de ahí salen bandas como Kerigma, que fue muy famosa en México.

¿Quiénes tocaban en Rockotitlán?
Tocaba la Maldita Vecindad, tocada Julieta Venegas cuando era menos pop y más rockerona, Botellita de Jérez, había un circuito ahí. Había otro lugar que se llamaba La Cumbancha, el Rock Stock. Yo vi a Fito Páez en Rock Stock, fui de sus primeros fans, esa vez habíamos seis, siete personas...

¿De qué años estamos hablando?
Eso fue entre el 91 y 95.

Definidos tus orígenes musicales rockeros, lo primero que se me ocurre preguntarte es ¿cómo llegaste a la música norteña?
El hambre es cabrona ja, ja, ja... ¡Hay que entrarle a todo, cabrón! Es bien curioso, porque cuando se me extiende la oportunidad de hacer canciones para otro, cosa que yo tampoco tenía muy contemplado, me dan una lista y me dicen: aquí están los artistas con que se va grabar y para ellos hay que hacer material. Empiezo a ver la lista y digo "¡Puta!... La verdad, no veo por dónde", pero comienzo hacer alianzas, a tallerear canciones con otros compositores, me empiezo a involucrar con gente que en ese momento estaban comenzando, pero que ya tenían mucho más clara la visión de qué era una canción comercial, te hablo de gente como Miguel Luna, Raúl Ornelas, que son compositores ahorita súper renombrados que cuentan en su catálogo con creaciones para Pepe Aguilar, Alejandro Fernández, Pedro Fernández que ahora están casi pegaditos al género norteño, y me dije "sí ya entraste a la cocina, pues pasate a la sala también, cabrón". Ya vas agarrándole la onda a todo ese rollo.

¿Cómo hacés para componer canciones que conectan con ese público tan diferente al del rock?
Pues como en todo, macheteándole con disciplina. En nuestros países cuando sos músico o compositor muchos dicen, "ahh, este cabrón es un pinche huevón" ¿o no? Ja, ja, ja...."Se ha de levantar a las diez, a las once, o a las doce y se la ha de pasar en fiesta todo el tiempo", cosa que no es cierto. Hay épocas en que sí va uno por la fiesta, pero en términos generales la música es algo muy demandante. Es muy fácil perderse, pero también es fácil perderse en cualquier otra ocupación.

¿Y por qué te dieron una lista con bandas gruperas?
Empezaba a haber una ruptura de barreras y de repente cualquier canción que no era del género ellos la adaptaban y es lo que me ha pasado a mí realmente. Esta canción con la que lanzaron al grupo para el Grammy es una canción de rock pop que yo hice...

¿La grabaste vos alguna vez?
Nunca la he grabado. Parte del proyecto nuevo para este año es grabar las canciones que han sido éxitos, que ya tengo en la historia de 15 años son ocho hits, que no es nada malo.

¿Hits como compositor?
Sí, que han estado en los Top Ten, muchos han estado ya en el Billboard, muy cercanos a la uno.

¿Cuáles?
Uno se llama "Tu sombra" del Grupo Pesado, otra es "Si sacamos cuentas", del grupo Costumbre, otra se llama "Atascate que hay lodo", de la Leyenda, otra se llama "Vuelve", del Grupo Sólido, que también ha sido muy afamada. "Tú", de Pedro Fernández que ha sido primeros lugares en Chile y Argentina, y quedan por ahí otras tres que ahorita no me vienen a la memoria. Pero lo que quiero hacer ahorita es arrancar la siguiente década como cantautor, mezclar algunos de esos temas con cosas inéditas que se puedan impulsar en mi versión.

¿Nunca cantarías música norteña?
No, por respeto, he aprendido a tenerle un gran respeto

¿A vos mismo o al género?...
Je, je... a mí mismo y al género. Yo tengo mucho respeto por todo, la música para mí es una manifestación tan personal y tan propia y tan cultural que tendría que iniciarme y pasar por todo un proceso para atreverme a cantar una canción ranchera o norteña. De alguna manera ya con el tequila lo hace uno, je, je...

Cuando oís cómo quedaron las canciones ¿no te pones a pensar "esa yo no la pensé así"? ¿No te molesta que le cambién el espíritu?
Fíjate que no, para nada, al contrario me agrada mucho, me agrada mucho porque siento que le suma a lo que yo pude haber ideado. Por ejemplo, una canción que ya fue grabada en ese género ahora la van hacer en bachata y en versión más tropical. Entonces, aunque yo no soy consumidor de la bachata, ni conozco mucho el género, es un halago al trabajo que uno hace.

Me estoy imaginando música bailable, una cosa es oír cómo suena tu canción y otra cosa es ver que se se está bailando...
Que se están gozando, ja, ja, ja...

Un tópico sobre la música norteña y la música de banda es su asociación a la cultura narco.
Ahora que mencionás la música de banda, está recién saliendo un disco de una agrupación duranguense que tienen un tema mío que ahorita se empiezan a reventar, se llama "Eres un amor", es una coautoría con un productor y compositor de Los Ángeles que se llama Luis Sandoval. Yo nunca había incursionado en la onda de la banda, para nada, y lo que hice fue escribir una balada romántica, y ellos ya la agarraron y le dieron su toque.

Pero te preguntaba sobre la asociación de la música de banda con la cultura narco ¿Qué hay de cierto, qué hay de exagerado?
Yo no te podría dar una opinión certera, no conozco muy de cerca los hechos, obviamente lo mismo que sabes tú sé yo. Creo que ahorita ya pasó ese tramo amargo, fue más crudo en el 2008, 2009 que empezaron a cobrarse no sé qué tipo de cuentas con muchos cantantes, desafortunadamente.

Hay letras de corridos y canciones de banda que narran las "hazañas" de los narcos. Inlcuso ha habido censura...
Ahorita hay un género que se llama "alterado", que es una especie de rap norteño que por lo general cuenta narco historias.

¿Como los narcocorridos de Los Tigres del Norte?

Sí, el narcorrido fue el precedente para que se den este tipo de géneros mucho más atrevidos, mucho más crudos. En lo personal no tengo ninguna intención de entrarle por ahí

¿No te echarías ni uno?
Para empezar no se me ocurre nada, je, je... porque creo que tendrías que estar más metido en eso o relacionarte con gente que esté en esa onda para poder decir algo sustancial, pero la verdad no tengo interés en eso.

¿Hay algún tipo de restricción con esas letras en la industria? ¿Hay algún decálogo?
Abiertamente no, pero creo que la censura está dictada por la Secretaría de Gobernación en México, en lo que se puede oir y lo que no se puede oir, eso es parte de la legislación de ese país en la cual no tengo nada que ver. Es como lo que pasó acá en nuestra época con la canción de protesta, había una ley que lo prohibía, de alguna manera muchos brincábamos esa ley e íbamos a comprar los discos de Silvio Rodríguez, y de Los Guaraguaos...

¿Cuál era esa ley?
No sé, nunca la conocí a fondo, solo sabía que era prohibido, que si te agarraban con una madre de esas te ibas para el bote. Creo que como sociedad hemos dado ese gran paso de la libertad de expresión. Ahora, en cuanto a los corridos estos, yo no tengo mayor interés en desarrollar ese género. Yo soy dado a la música, aunque sea regional, popular, pero que tienda más a un sentimiento noble, más artístico y que dentro de todo pueda comunicar y alegrar el espíritu de la gente. O, por lo menos, sacarle la depresión a alguien que está sumido en un dolor amoroso o ayudarle a que se pegue un buen cortón de venas ja, ja, ja... 

¿Tenés público salvadoreño?
Sí, hay seguidores, afortunadamente. Esta es la tercera vez que vengo casi consecutivamente después de siete años que no venía a El Salvador. He ido dando a conocer en Centroamerica el trabajo que estoy haciendo fuera y rápidamente la gente va sumándose. Las cosas no son tan fáciles como si tuviera el apoyo de una transnacional, para la difusión sobre todo, pero sí he venido haciendo bastantes proyectos y programas. Afuera he participado en bastantes conciertos, he conocido casi todo México cantando, he estado en varias ciudades de Estados Unidos. Uso mucho las redes sociales para tener al tanto a la gente de lo que estoy haciendo, mucha gente se empieza a sumar. 

¿Y con la radio cómo te ha ido aquí?
Ahí vamos poquito a poco. Yo me fui hace 20 años, prácticamente desaparecí de la escena musical de El Salvador, muchas de las personas que estaban al frente de las radios en mis tiempos están haciendo otras cosas, o están en otra posición, entonces ha sido difícil retomar los contactos y volver a entrar en las programaciones. También la música ha cambiado y yo soy muy consciente que esta música de autor no es muy radiable, no es algo que puedan ligar con la música contemporánea, sin embargo, siempre trato de ir poniendo en los discos algún tema o alguna onda que sea más comercial.

Vos conocés bastante bien esas fórmulas comerciales... 
Claro, exactamente.

¿Cuál es la fórmula? ¿Qué harías si viene alguien y te dice: "necesito pegar en la radio sino me van a matar"?
Ok, ja, ja, ja... Primero, lo básico, es hacer una buena canción, una buena canción es el 90% del éxito de cualquier artista, de cualquier autor, de cualquier proyecto. Luego viene el tratamiento, qué arreglo le vamos a dar, qué sabor necesita, qué ingredientes, es como cocinar. ¿Qué ingredientes le voy a poner a este plato para que quede delicioso y suculento y que a la gente se le antoje? Creo que la fórmula comercial deriva en esas dos grandes avenidas. Hay que lograr un resultado final que sea fácil de escuchar, que sea fácil de identificar y hay que tener claro el objetivo: quiero ser un artista pop, quiero ser un artista ranchero, grupero, tropical. Entonces, obviamente, tomar los patrones de referencia, hay que irse a los referentes que están pegando para que, sin copiar, sin robar ideas, pero hay que hacer cosas que de alguna manera cacen dentro de lo que está pasando en la radio.

¿Has tenido algún tema que estabas seguro de que iba ser un hit comercial y que no funcionara?
Sí, ha pasado muchas veces.

¿A qué le atribuís esos fracasos?
Son varios factores. Creo que uno de los principales es que a veces no hay el apoyo necesario. Muchas veces depende de la agrupación o del artista que grabe, que no tenga la suficiente proyección mental para soportar y defender temas. La otra, obviamente, es el apoyo en la promoción, estamos en unos momentos de crisis de la industria donde también hay mucha corrupción dentro de la promoción. Si no pagás no sonás, tiene que haber una buena inversión detrás. Toda la gente que tú ves famosa es porque ya tienen un soporte muy fuerte, ya sea de capitales extraños o no extraños a la industria. Obviamente cada disquera tiene presupuesto para un año y se lo gastan en las grandes figuras que son los que funcionan y los que finalmente sostienen lo demás.

En este mundo de internet ¿para vos es importante sonar en una radio?
Es sumamente importante todavía, aunque ya está dejando de serlo. El internet nos ayuda muchísimo en los proyectos independientes, nos damos a conocer más rápidamente a públicos cautivos que antes no teníamos idea de que existían. Por ejemplo, en una radio por internet sacó una nota de tu servidor y pusieron dos canciones al aire y de repente empiezo a recibir el feed back de gente de España, de Uruguay, de Argentina, Chile e incluso de países europeos donde no se habla español como Alemania, Croacia y te empiezas a dar cuenta "¡puta, que importante se está volviendo esto!". Un día creo que la radio convencional va tener que ceder el espacio, pero hasta la fecha sigue siendo muy importante... Es como la televisión abierta, tenemos mucha oferta por cable, por internet, pero la televisión abierta todavía tiene un poder superior al de los medios electrónicos.

¿La radio local logra desarrollar su potencial para promover artistas locales?
Yo creo que sí, lo que no sé es si haya un plan bien estructurado de parte de las radios, ni sé si tengan la disposición de hacerlo.

¿Crees en las cuotas? Como en México, que hay, por obligación de ley, que programar un porcentaje de la programación con producción local...
Sería maravilloso, pero también sería un compromiso más grande del artista. Lo que he visto de los artistas nacionales —muchos de la vieja guardia, de la mediana guardia y de la nueva guardia— me sorprende por el talento y la creatividad, me encanta. Creo que somos un país con una idiosincrasia y una manera de escribir y decir las cosas muy peculiar, artísticamente hablando. En lo que sí siento bastante deficiencia es en lograr cazar en el estándar de producción. Es decir, la oferta de producción es pobre aún. Entiendo que para producir bien hay que gastar, hay que invertir, desgraciadamente los recursos para nuestra música siguen siendo muy pobres. Hay casos aislados de gente que se autoproduce, que puede salir a otro país a hacer un disco, pero son casos muy contados.

¿Eso es recurso técnico?
Recurso técnico y humano, porque tampoco hay un desarrollo de productores musicales en el país, no es lo mismo que en Costa Rica y Panamá que se han desarrollado mucho en producción en el área. Pero en Guatemala, Honduras y El Salvador estamos todavía dando vueltas en la misma piscina y no podemos brincar a la más grande en cuanto a producción, no en cuanto a creatividad y talento. Talento hay muchísimo.

¿Qué conoces de la música salvadoreña?
De lo que he oído, obviamente desde la época de los 60, que fue una época de oro donde Willie Maldonado se encargó de promover, eso siento que ha faltado, más Willies Maldonados en cada etapa, alguien que tome la bandera. Por ejemplo, cuando salimos con Crisol, nosotros veníamos con esta onda del rock en tu idioma, el rock en español, influenciados por Miguel Mateos, Soda Stereo, Charlie García, Fito Paez, Caifanes, son más o menos contemporáneos de esa generación. Ya lo que vino después ya lo fui conociendo retardamente, creo que había una banda que se llamaba Adrenalina que hizo cosas importantes en El Salvador, después vino una solista que se llama Pamela Robin, que también me parece interesante lo que hacía, de lo que logré escuchar. Hay unos chavos de acá que van a México.

¿Adhesivo?
Adhesivo. Los he visto anunciados, no he tenido la oportunidad de escucharlos ni en vivo ni en grabación, pero me da mucho gusto saber eso. Me gusta ver también que hay un salvadoreño metido en la cuestión de los shows, un guitarrista que se llama Juanjo Gómez que está tocando con Cristian Castro, él venía de acá, de un grupo que se llamaba Frigüey.

No, La Pepa.
Ah, la Pepa, ok. Otro chavo es Arquímedes Reyes, que está en el Distrito Federal también, buscándosela. Lleva un rato y canta muy bien.

De todos estos que has mencionado ninguno ha sido aquí un hit. Los últimos hit locales han sido King Flyp y Shaka y Dress, que hacen reggeton. ¿Conociste el caso de King Flyp?
No ¿Qué es King Flyp?

Es un chavo, de 19 ó 20 años, de un cantón de Morazán y alguien le grabó un video mal hecho pero empezó a circular en Youtube. Al principio empezó a circular como chiste, pero se hizo viral, miles de visitas, y comenzó a sonar en la radio, le produjeron en estudio un par de canciones, videos, dio conciertos llenos en Multiplaza... fue un fenómeno.
Pero lo apoyó alguien, lo agarró alguna empresa ¿cómo fue?

Hay muchas leyendas. Al principio hubo un canal que, cuando ya tenía ese público, le hizo un "reality". Pero fue espuma, dos canciones y desapareció, pero logró todo eso que la gente que tiene años trabajando no ha logrado.
Eso pasa en todos lados, pero yo pienso que al final de cuentas cuando haces tu trabajo con disciplina y convicción vas a tener un resultado a largo plazo, una permanencia más larga, al final de eso se trata. Ese tipo de "one hit wonder", como dicen los gringos, pasan en Estados Unidos, pasa en España, pasa en México, pasa en todos lados. Es decir, "Aserejé", una canción madrazote mundial, ¿quién se acuerda de Las Ketchup? Nadie. ¿Qué otra canción hemos oído de ellas? ¿Cómo podríamos empezar hablar artísticamente de ese proyecto? Simple y sencillamente fue un boom y se acabó, y claro, en ese tipo de economías eso genera mucho dinero, aquí quizás generó nada más fama. Tal vez hay gente que se merece más esa difusión, que se merece más todo ese esfuerzo, que podría hacer más redituable el apostarle a un artista que crea su música aunque sea a largo plazo, pero que de alguna manera va dejar un legado y que va dejar también una herencia porque finalmente la música, el derecho de autor, es como comprar acciones, es riesgoso.

Ya que hablaste de derecho. Con esto de la ley Sopa, por ejemplo, que alborotó el tema de la piratería y los derechos de autor... ¿Cuál es tu postura?

Mi posición es que sí se debe respetar y defender el derecho de autor porque es un trabajo intelectual y es un trabajo único e irrepetible. Soy el autor de la música que escribo y no puede haber otra persona que tenga esa misma capacidad que tengo yo para hacer mí música. Así lo podemos decir de otro autor, es como una pintura que solo esa persona sabe hacer. Picasso fue el único Picasso que hizo un Guernica, no hubo otra persona que se le ocurriera hacer eso, ese tipo de trazos. Entonces debe ser respetado porque se vuelve único e irrepetible.

¿En qué consiste el respeto?
El respeto es que el autor tenga los beneficios de la explotación de su creación. Yo me acabo de unir a una campaña de creadores y de artistas en México porque desafortunamente la sociedad piensa que la música debe ser gratis, me entiendes, ¿por qué tiene que ser gratis? Yo también tengo cuentas que pagar, facturas que pagar, también pago impuestos, el Gobierno me cobra. ¿Por qué tengo que ir a regalar mis canciones? ¿Por qué las puede bajar cualquiera sin pagar un peso? ¿Por qué tengo que cantar solo por promocionarme?

Creo que es un círculo medio perverso, porque muchos autores logran difusión gracias a esa difusión gratis, porque sino no los conociera quien no puede o no quiere pagar por desconocidos...
Claro, pero no todo redunda en dinero, puedes ir haciendo una especie de canjes. Es decir, sí hay un festival de una radio y yo me quiero promocionar yo voy y canto y no me pagues, pero también dame difusión, no me cobres la difusión. Lo difícil en este trabajo artístico es posicionarse, llegar a un punto en que la gente ya reconozca quien eres, que ya te soliciten y ya tengas show.

Entonces, ¿estás de acuerdo en la aprobación de una ley SOPA?
Yo estaría de acuerdo, no conozco a fondo la ley, pero si es para defender los derechos intelectuales del autor estoy totalmente de acuerdo con eso. Como te digo, es un trabajo tan lindo como cualquier otro. Es como que yo sea un doctor, está bien que sea humanitaria la carrera, pero dile de aquí en adelante no vuelves a cobrar una cirugía, pues ¿de qué va vivir? ¿Cómo se va alimentar para poder curar a otros? Claro, tampoco hay que caer en los excesos del mercantilismo. Antes no era así, un artista no era un fenómeno mediático tan grande. Sí así lo vimos con Elvis Presley que conmovió a la humanidad, o los Beatles que fueron una revolución, pero de toda esa corriente empezaron a salir los Rockstar de los ochenta, noventa. No se le critica el éxito, pero de repente el mundo es así, nos hacen volver a ver a alguien y descuidamos todo lo demás.

¿En qué parte de tu carrera crees que estás?
Creo que estoy en el momento más interesante, como persona también, porque ya vengo caminando hace un rato, tengo experiencia, he desarrollado un estilo, a nivel de compositor me siento muy completo, sé que hay muchas cosas que aprender y siento que es importante porque también tengo mucha fuerza y energía para andar y cantar. No sé hasta donde vaya a llegar en el aspecto de fama, no es algo que me quita el sueño, no es algo que esté persiguiendo desesperadamente, sí sé que tengo que dar a conocer mi trabajo porque es la manera en que voy a llegar a donde quiero llegar: depositar un mensaje con mis temas y para eso siempre hay que buscar más receptores, obviamente.

¿Crees que vos podrías trabajar en El Salvador, viviendo acá?
Ahorita te diría que no, que no es mi momento de regresar a establecerme, pero sí lo quisiera hacer un poco más adelante y sí me gustaría aportar con las cosas que he logrado aprender y hacer equipos de producción de trabajo, sería bien interesante. Sería importante desarrollar el talento que ya está, pero creo que a nivel de producción y a nivel de contactos y de colocar temas de autores salvadoreños en la música latinoamericana sería bastante interesante. Los colombianos lo lograron muy bien, obviamente los cubanos lo han logrado muy bien, México, Argentina, pues son industrias millonarias del disco. Creo que sí sería interesante comenzar a desarrollar talleres de composición en El Salvador que puedan llegar a competir los temas con autores de otros lados ¿por qué no?

¿Cómo titularías una canción que contara tu vida?
Fíjate que ya escribí un tema que se llama "Bicicleta", la titulé así porque empieza narrando desde el momento en que llegué al planeta hasta los años 2000. Ya tiene un rato, es mediados de los 90, y la titulé así porque siempre sentí que del Río Bravo para bajo el vehículo que nos tocó manejar es la bicicleta porque hay que pedalear mucho para llegar a donde queremos tanto como personas como artistas, sobre todo en la parte artística. Ya el motor vino después, el avión es un lujo todavía para nuestro pueblo salvadoreño cosa que no es en otros países. De eso se trató el tema.

 
Octubre 23, 2011
Patricia Cruz
La Prensa Gráfica

 

Entre cantar bien en la ducha y saber hacerlo frente a miles de personas hay una gran diferencia. Pero parecería que a algunos famosos se les olvida y una vez que logran la fama se aventuran a la difícil industria de la música.

Actores y actrices han dado el salto de la gran pantalla a los escenarios y los estudios de grabación con la esperanza de acaparar otros mercados, y, claro, hacerse con unos millones de dólares más.

Pero esto no es un fenómeno nuevo. A finales de los setenta un joven espigado de ojos azules y cabello abombado empezaba su carrera en cine, pero también tenía aspiraciones musicales. John Travolta había debutado en 1975 en “The Devil’s Rain” con trabajos previos en televisión. Un año después lanzaría un álbum homónimo que pasó sin mucha pena ni gloria.

Pero fue en 1978 que a Travolta le llegó la oportunidad con “Grease” no solo como actor, sino como cantante. La banda sonora de la película, que compartía créditos con Olivia Newton-John, alcanzó grandes éxitos y tras ello el actor vivió su realización. Después, se enfocó más en la actuación y fue hasta “Hairspray” que volvió a cantar.

Por otra parte, muchos ubicarán al escuchar el nombre de Kevin Bacon en el cine. Pero el actor también es músico. En 1995 fundó con su hermano Michael la banda The Bacon Brothers, el dúo de roqueros lleva ya seis discos y en su página web hay fechas para presentaciones en Estados Unidos para noviembre, por lo que se ve que tienen sus seguidores.

Así como ellos, otros famosos también han lanzado discos: David Hasselhoff, Eddie Murphy, Bruce Willis y Leonard Nimoy –el “Sr. Spock”–, y cómo olvidar a Shaquille O’Neal rapeando, quien no solo lanzó uno, sino cinco álbumes.

¿Ambición o frustración?

Las motivaciones que tienen estos famosos para ampliar sus carreras pueden ser variadas. Una de ellas: más dinero. El reconocido productor musical y conductor de televisión Willie Maldonado opina: “Creo que en toda época actores y personas que logran notoriedad han sido invitados a grabar un disco, o ha sido un anhelo personal que desean cumplir... y si sus cuentas bancarias pueden recibir unos dólares más, ¿por qué no hacerlo?”

Por su parte, Henry Chacón, Dj Oz, comenta: “Para un actor es más fácil poder hacerse un disco porque tiene toda la plata del mundo, pero ha habido fracasos como Paris Hilton, Kelly Osbourne igual, que creo que han querido incursionar en el mercado juvenil y es el más difícil. Ha habido otros artistas que sí han pegado mucho, como Will Smith por ejemplo”.

Pero si bien algunos sí han tenido éxito en ventas, Willie señala una debilidad: “Con la ayuda de buenos productores y tecnología, los discos han salido adelante. El problema es que en escena, cantando en directo, muchos no responden a lo que se espera de ellos”.

No hay una fórmula para el éxito. Solo el talento y el esfuerzo se lo darán al artista que busque destacar en ambos mundos.


Marzo 16, 2011
Jhoel Díaz
elsalvador.com


Oscar Olano es parte de la generación del Rock & Roll en el país. Cantó con varios de los grupos de aquella época, como los Intocables, los Beats y la Fiebre Amarilla, y ha seguido su carrera con presentaciones en Europa.

¿Cómo comenzó su carrera en la música?

En 1964 encontré a los Hollyboys, un grupo muy conocido. Ellos tenían instrumentos nuevos y de casualidad no tenían cantante. Les dije que sí.

¿Se quedó con ellos?

Estuve un par de años con ellos, hicimos algunas grabaciones que tuvieron éxito radial, como "Mundo sin amor". Luego recibí la oferta de los Intocables, que fue mi segundo grupo, y con este tuve más éxitos, como "Todo parece cambiar", "Tú", "Qué difícil es", "Tú no llegaste a mí"...

¿Cuándo decidió irse del país?

En 1980 salí del país con rumbo a Suiza, porque en 1979 tuvimos un año muy malo con el grupo que yo había formado, Scorpio. A raíz de la situación socio-política del país, empezaron a cancelarnos contratos y empezó a decaer, como sucedió con todas las orquestas y grupos. En ese tiempo estaba casado con una suiza, con quien procreé dos hijos. Habíamos vivido aquí casi 12 años. Envié primero a un hijo de 10 años, vendí todas mis posesiones y me fui en enero del 80.

¿Vive allá hasta estos días?

En Suiza viví 30 años y luego emigré a Noruega. Hubo muchos cambios personales en mi vida, me divorcié de mi segunda esposa porque yo viajaba mucho con la música. Con el tiempo conocí a mi tercera esposa, de Noruega. Yo pensé: "me voy a retirar", pero no ha sido el caso, la música sigue siendo parte importante en mi vida. Allá empecé a cantar con un grupo de música latinoamericana, también estoy en un coro y siempre que vengo a El Salvador hago uno o dos conciertos.

¿Cuál ha sido la mayor satisfacción con su voz?

Haber logrado sobrevivir en ese medio por 45 años y que la gente todavía me quiera escuchar. Todo lo que tengo ahora es como un regalo del cielo.

¿Usted vivió solo de la música?

No, siempre he tenido una dualidad, tuve un éxito relativo como visitador médico. El ser un artista reconocido me trajo también suceso en ese trabajo.

¿Cuál ha sido la parte más negativa de su carrera?

No puedo encontrar nada realmente negativo.

Pertenecer al ambiente musical de los 60 supone cercanía con las drogas y excesos. ¿Se vio tentado por ese mundo?

(Risas) Hay que pensar que todos éramos jóvenes, el joven tiene la curiosidad y naturalmente, en un momento sucumbí a la tentación de probar, pero Gracias a Dios, encontré también la manera de no continuar. En la vida uno puede probar casi de todo, si lo hace con moderación.

¿Cómo era El Salvador en la época de su popularidad?

La juventud era mucho más sana en muchos aspectos, podías caminar por las calles de San Salvador de noche, sin miedo. Había lugares muy populares, como el Dancing Down Town, que estaba en el último piso de la librería Hispanoamérica. Todas las tardes había conciertos de grupos, los precios eran populares, ahí se reunía la juventud. Todos los grupos que tenían un nombre fueron a tocar ahí, yo fui con varios.

¿En algún momento tocó con Luis López (considerado el Monseñor del Rock en el país)?

No, él pertenecía a otro grupo que eran los Supersónicos y nunca estuvimos en el mismo.

¿Hubo rivalidad entre ambos?

Claro que sí, naturalmente, era normal en ese tiempo, había grupos sobresaliendo, todos queriendo subir, pero creo que era una rivalidad amistosa.

¿A qué punto llegó la rivalidad?

En el 68 hubo un concurso en el anfiteatro de la Feria Internacional en el que participamos los Intocables y los Supersónicos. Al final, los Supersónicos recibieron el título del Grupo Más Popular, lo cual era bien merecido. Pero el título más codiciado era el del Mejor Grupo y los Intocables lo recibimos. Luis fue invitado al escenario a recibir su trofeo y tuvo un momento de ira, lo destruyó, lo tiró al suelo y lo pateó. Eso tuvo repercusiones negativas en la prensa y el público, pero éramos jóvenes, y a cualquiera le pasaba eso en la cabeza. Hoy seguimos siendo amigos, más ahora que Luis abraza la fe cristiana.

¿Cómo ve El Salvador de hoy?

Creo que el país se está desarrollando lentamente, pero el salvadoreño es muy trabajador.


Noviembre 13, 2010
Patricia Cruz
La Prensa Gráfica

 

Este 20 de noviembre El Salvador está llamado a unirse en el movimiento denominado Encendamos el espíritu de El Salvador, que trae un mensaje optimista de hermandad y esperanza.

Es tiempo de actuar, es tiempo de unirse por el rescate de la nación, y hermanándose es como se puede lograr. Así lo creen los miembros del movimiento Encendamos el espíritu de El Salvador, que busca hacer un llamado a la conciencia de la sociedad salvadoreña para que reflexione acerca de la violencia de la que es víctima y que sepa tomar responsabilidades y acción al respecto.

Este 20 de noviembre tendrá lugar un evento sin precedentes. Se llevará a cabo de forma simultánea en siete centros comerciales de todo el país, en donde se entonará la canción símbolo del movimiento, “Soñar”, escrita por el cantautor salvadoreño Juan Antonio Castellanos.

“Lo que simboliza el 20 de noviembre es el día en que El Salvador enciende la luz al amor, enciende la luz a la unidad, enciende la luz a la hermandad. Es necesario que encendamos la luz, nada puede crecer en la oscuridad, tenemos que vivir con la luz encendida”, explicó Castellanos.

El tema “Soñar” lleva consigo un mensaje de optimismo: “Este es un canto que tiene como misión recordarnos que tenemos el poder: el poder del amor, de la fe, de la hermandad, del perdón. Podemos hacer mucho por nuestro país dentro de nuestra esfera”, afirmó el cantautor.

Image
David, Mónica, Marinella, Juan Antonio (Foto: Giovanni Cuadra)
  

En la canción además participan Marianella Arrué, Mónica Argueta y Gustavo Lechuga con sus voces, más los arreglos musicales del Ing. David Cabezas de Estudios Doble V.

Arrué explicó su visión de este proyecto: “Es como un clamor para decir ya no a la violencia.  El unirnos en una canción tan hermosa como la que ha hecho él, es importante que nos unamos al clamor”.

Por su parte Argueta añadió: “Tenemos un país demasiado bonito y lo que dice la canción, la unidad, soñar, yo creo que es algo que todos deberíamos hacer como país”.

La actividad tiene un simbolismo especial, tal como explicó Castellanos: “Encender la luz es algo que puede hacer cada quien en su casa, donde se enciende la luz es en su casa. Tenemos que tomar esa conciencia, es el propósito de la canción y es el propósito de estar aquí. Estamos encendiendo juntos la luz”.

En el evento del 20 de noviembre también tendrán participación grupos como Eskina Opuesta, Sabrosos Band, La Colección, Guanaco Sólido, Frigüey, Prueba de Sonido y Fusión Guanaca.

Además del espectáculo musical, y para encender simbólicamente la luz en el país, Luces Chinas El Dragón ha preparado una muestra de su mejor pirotecnia, de manera que música y luces se combinarán a la perfección para crear algo único.


Noviembre 6, 2010
Wilmer Merino
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 

Alvaro Torres es el más laureado representante de la música romántica de El Salvador. Sus 35 años de carrera y su primera nominación al premio Grammy Latino 2010, que se entregará este 11 de noviembre, fueron motivo para que la productora Meridiano 89 y Telecorporación Salvadoreña (TCS) se unieran para crear un programa de televisión en su honor.

“Homenaje a Álvaro Torres” saldrá al aire este martes 9 de noviembre, a las 9 de la noche, por Canal 2, de televisión abierta, con un contenido especial en el que distintas personalidades nacionales e internacional ofrecen su punto de vista sobre el artista salvadoreño.

“Cuando trabajamos en este homenaje nos dimos cuenta de cómo a escala internacional se le tiene más admiración a Álvaro Torres que en el mismo El Salvador. Es increíble cómo, por ejemplo, los cubanos han sido tan influenciados por su música. Eso es uno de los aspectos que podrá verse en este especial”, adelantó Carlos Figueroa, productor general de Meridiano 89.

Por su parte, Gustavo Cortez, gerente de comercialización de TCS, habló de la importancia de la nominación al Grammy Latino 2010 que logró Álvaro Torres en la categoría de mejor álbum cristiano, por su producción “Muy personal”.

“En Canal 2 transmitimos cada año la premiación de los Grammy y que en esta ocasión Álvaro Torres esté nominado es algo especial y una buena oportunidad para reconocerlo como se merece. Nadie, hasta ahora, se había tomado la molestia de hacerle un homenaje para televisión. El solo hecho de estar nominado ya lo convierte en un ganador”, dijo el representante de TCS.

La grabación del programa se realizó en Estados Unidos y en El Salvador durante una semana. Artistas nacionales como Roberto Salamanca, Jorge Dalton, Willie Maldonado y personalidades radicadas fuera del país han sido entrevistas para conocer, desde diversos aspectos, cuál es el peso que tiene Álvaro como artista musical.

“Definitivamente creo que surge como conclusión que no existe ningún otro artista musical en el país con la calidad y proyección que ha tenido Álvaro Torres en toda su trayectoria. Muchos en el país no han apreciado lo suficiente el valor que tiene. El Salvador está en deuda con él”, comentó Santiago Gutiérrez, otro de los productores de Meridiano 89 responsable del proyecto.

Un detalle importante es que está incluido el videoclip del tema que da nombre al material discográfico de Torres, el cual se titula “Muy personal”. La pieza fue grabada a dúo con el rapero salvadoreño Mr. Pelón, quien también reside en Estados Unidos. El público podrá ver este martes cómo se fusionó el talento de dos artistas de estilos y generaciones distintas.

Sobre la nominación al primer Grammy Latino, el cantautor comentó que se trata de un reconocimiento dedicado a su país y que se siente orgulloso de representar a sus compatriotas.

“No es un logro solo mío, se trata de todo un país, es El Salvador. Para mí es super especial y es evidente, porque llevaba 30 años cantando música romántica y con super éxitos en la radio a lo largo de las américas y nunca fui tomado en cuenta en estas premiaciones. Ahora no puede ser una coincidencia que mi primer trabajo dedicado al Señor esté nominado, ese hecho ya es un triunfo para mí”, comentó a Fama, vía telefónica desde su residencia en Miami.

Además, consideró que tiene mucho significado competir con “grandes en el género”, como Alex Campos y Jesús Adrián Romero. Aún no sabe si asistirá a la ceremonia de entrega del 11 de noviembre, pero ya lo considera un triunfo para El Salvador.


Noviembre 3, 2010
Ana Lilian Flores
elsalvador.com


Con todo el vestuario de un rockero de corazón, Vicente Sibrián Henríquez, mejor conocido como "Chente Sibrián", de la legendaria banda "Los Broncos", compartió algunas de sus experiencias como músico y habló de sus proyectos a futuro.

¿Podrías contarnos acerca de tu infancia?  Mi infancia fue normal, nunca sentí que fuera una persona con limitaciones, de hecho, no siempre usé silla de ruedas. De pequeño usé triciclos y tenía una mejor movilidad. Yo tuve una parálisis linfática que me dejó cuadrapléjico. Antes tenía un 90% más de movimiento que lo que tengo ahora. En cuanto a mis estudios, fueron pocos. Todo lo que sé fue por mi papá, un profesor completo, al igual que mi mamá. Provengo de una familia de músicos, donde hasta el último tatarabuelo tocó un instrumento musical.

¿Cómo iniciaste en el mundo del rock?    Para mí el rock fue despertando poquito a poco. Fue interesante porque es una corriente de energía, proyección animada, contraria a todos los demás géneros, aunque mucha gente dirá lo contrario. Además, considero que es un género que va contracorriente y eso me gustó mucho. Vengo oyendo el musicón del rock desde antes de los 60.

¿Qué fue lo primero del rock que escuchaste?  Como yo era hijo de músicos, escuché prácticamente de todo, desde el mambo que ponía la vecina hasta Joselito de España. Lo primero que se conoció en el país fue el Rock and Roll de Bill Haley y Elvis Presley. Cuando queríamos iniciar con nuestra banda, a veces me preguntaba cómo han hecho ellos para llegar a tener una gran calidad musical. Allí me di cuenta que necesitaba de los principios necesarios para poder realizarlo. Por esta razón, admiré tanto a "Los Monkeys", "Los Stones", "Los Turtles", "Led Zeppelin", "Los Beach Boy", "Deep Purple" y "Los Beatles".

¿Cuál fue tu primer instrumento de música?  La armónica, eso fue lo primero que yo toqué gracias a mi tía. Después me dio curiosidad la guitarra, a pesar de la dificultad para agarrarla.

¿Cómo nacen Los Broncos?  En un principio, mi papá nos dio el nombre de "Brojos", buscando en el diccionario encontramos "Thorns", que significa en inglés espina, y como nadie pudo pronunciarlo, decidimos quedarnos mejor como "Broncos" (1974). La banda fue integrada por Héctor Manuel (mi hermano), Fausto Ramón y David Antonio Gutiérrez, José González, Orlando Girón y yo, que tuve la oportunidad de tocar la guitarra.

¿Cuándo te descubriste como compositor?  La fecha exacta no me acuerdo, pero sí creo que fue una canción que escribí junto a mi hermano, la cual se llamó "I can see my face on the coin". Para esa fechas nos dio por escribir música en inglés, fue un jazz rock y en español se llamaba "Puedo ver mi cara en la moneda".

El contexto de la guerra complicó todo en el país. ¿Cómo lo superó Bronco?  Tuvimos un montón de restricciones, sin embargo, para nosotros fue cuando más trabajamos. Dimos varios conciertos en Jucuapa, Chinameca, San Miguel, en zonas que eran bastantes conflictivas. Todo fue bien paradójico, porque cuando terminó todo el conflicto armado y se firmaron los Acuerdos de Paz, tuvimos la oportunidad de tocar para la guerrilla en las montañas. Eran alrededor de cinco mil combatientes, que tendrían entre 15 y 17 años. Lo impresionante para nosotros fue ver que se sabían todas letras del disco "B-rock".

¿Qué impacto tuvo la muerte de tu hermano en tu vida y en la banda?    En mí, evidentemente fue difícil; en mi familia, no se diga, escuchar las canciones donde él estaba resultó ser una tortura. Sin embargo yo las escuchaba a cada momento. Esto me sirvió como una terapia y me dio fuerzas para continuar. Con mi hermano grabamos varios temas, pero lamentablemente no llegaron a escucharse en las radios. Fue hasta después en 1980 que conformamos nuestro primer disco: "No somos diferentes", álbum con el que nos dimos a conocer en el país.

¿Has conocido varios grupos de rock internacionales? ¿Cuál te marcó más?  Una de mis grandes experiencias fue en Guatemala, en el concierto de "Fania all Star", que por cierto ni rock es. Yo siempre admiré al bajista, Salvador Cuevas, y al percusionista, Ray Barreto. Durante el concierto se me dio y les dije a mis amigos que me subieran, me prestaron la guitarra y toqué un par de notas. Ellos solo me vieron extraño pero me siguieron, yo creo que eso ha sido lo más elevado que he hecho.

¿Cómo se define Chente Sibrián?   Como una persona trabajadora. Siempre trato de mantener esa energía y transmitírselo a la gente y creo que eso me caracteriza. Estoy muy satisfecho de haber podido superar el reto de olvidarme de esta bendita silla de ruedas, que por cierto no tiene la culpa de que me haya enamorado del rock.

¿Siempre fuiste así, lleno de confianza y buen humor?  Chente fue bien tímido, fregón, pulzudo con las escupidas, bueno con el capirucho. Fui campeón permanente de ajedrez, damas y futbolito de clavos. Después me hice amante del Nintendo, hice un poco de dibujo, pintura y hasta aprendí un poquito de inglés. Antes no decía malas palabras, pero alguien me dijo 'tenés gracia para decirlas', así que las puse en práctica.

Con todo esto que está pasando en la Asamblea, donde se me podría entregar un reconocimiento más una pensión vitalicia, no quiero que se vea como una situación lastimera. Nunca fue mi bandera mi condición física, siempre he sido Chente.

¿Qué harás cuando te entreguen tu mención honorífica en la Asamblea?   La voy a ir a empeñar (entre risas). No, ya en serio espero me la den, siento que este premio no es para mí (...) es para todos los amantes del rock y si Dios me lo permite se lo voy a dedicar a él y a toda mi familia, y mis amigos. Con la pensión vitalicia lograré cubrir todas mis necesidades económicas.

¿Cuáles son tus proyectos a futuro?    Definitivamente quiero ser millonario (vuelve a reír), pero desgraciadamente no he podido hablar con Willie Maldonado. Toda mi ambición es promover la música nacional y otra, que es mucho más fuerte, es tener un lugar, una academia bien equipada y un estudio de grabación, para que nadie ande de esquina en esquina buscando cómo producir.

¿Qué hay de Chente y el amor?  De eso no vamos a hablar, eso es una locura (expresó un poco apenado). Siempre me han gustado las bichas, pero siempre he sido tímido. Sí, me enamoré una vez y esta experiencia me enseñó a no ser tan estúpido.

¿Crees que te faltó algo en tu vida?  No, yo quiero hacer más si Dios me lo permite, quiero dejarle a la gente algo especial con lo que puedan recordarme. Mi mamá y mi papá querían que yo muriera antes que ellos para que no quedara solo. Cuando la estoy regando, pienso en todo el cariño de ellos y en sus deseos por no verme sufrir. Ya pasaron 62 años, no es casualidad que aún esté aquí.


Julio 21, 2010
El Salvador Magazine

 

A partir del día de ayer se empezaron a vender las entradas para ver este documental, como ya es sabido las producciones audiovisuales con argumentos y productores salvadoreños son cada vez más aceptados y bien vistos en el exterior, como es el caso de "Buenas épocas: La nueva ola de El Salvador", la cual está dirigida por el reconocido cineasta salvadoreño Mario Anaya.

El documental se estrenó oficialmente el pasado 30 de enero en el teatro "Los Angeles Film School" de California, y este próximo mes será el lanzamiento a nivel mundial. Este atrajo a docenas de personas que se mostraron interesadas en el tema de la producción, la cual se centra en el mundo de la música nacional en la década de los 60.

Trama musical: el nacimiento, evolución y consolidación de las bandas cuscatlecas, por mencionar algunas de estas, los Supersónicos, los Beats, Los Kiriaps, Los Incógnitos, Los Vikings, Los Mustangs, Los Beats y Los Junior son las temáticas principales abordadas en este entretenido y elaborado documental.

Dicha producción cuenta con el aporte histórico de grandes personalidades, entre estas Willie Maldonado, presentador de televisión-radio, productor discográfico y presidente de Estudios Doble V;  Luis López, vocalista de Los Supersónicos; John Richardson, locutor de Radio102 Nueve, y German Mangandi, de Los Beats.

Además está respaldado por un archivo histórico muy completo, el cual incluye videos, fotografías, entrevistas, entre otras herramientas audiovisuales.

Anaya planea llevar "Buenas épocas: La nueva ola de El Salvador" lo más lejos posible. Diferentes festivales latinoamericanos podrán contar con la participación de este documental, el cual apunta al éxito, y más aún entre los que añoran "aquellos años" en que la música era la vía de rebeldía de los jóvenes.

DETALLES DEL EVENTO

El gran estreno mundial de la película documental "Buenas Épocas: La Nueva Ola de El Salvador" será el 20 y 21 de Agosto en el Teatro Million Dollar, 307 South Broadway Avenue Los Angeles, CA 90013


Mayo 3, 2010
Jhoel Díaz
El Diario de Hoy

 

La guitarra tradicional jamás sonó tan cotidiana, sencilla y deliciosa como lo hizo en las notas del Bossa Nova, un movimiento musical brasileño que surgió en la década de los 50 y que hasta hoy deleita a los oídos con buen gusto en todo el mundo.

En portugués, las palabras Bossa (forma) y Nova (nueva), constituyeron el concepto de "una manera nueva de ver la música brasileña", ambicioso proyecto de músicos jóvenes como Antônio Carlos Jobim, Vinícius de Moraes y João Gilberto, quienes se reunían en sus casas o bares de Río de Janeiro.

Hasta los años 40, el país sudamericano sólo contaba con la samba como música tradicional, explicó la brasileña Fátima de Soto, directora del Centro Cultural Brasil El Salvador. "Pero había un grupo de jóvenes intelectuales que estaban insatisfechos y ellos querían algo más original", apuntó la profesional.

Fue así como surgieron las primeras melodías, como "Chega de Saudade" (Basta de añoranzas), de Jobim y De Moraes, e interpretada por Gilberto.

La misma dupla de cantautores creó en 1962 el legendario tema "Garota de Ipanema" (Chica de Ipanema), que es "el más conocido y ha sido grabado por infinidad de artistas", según el experto locutor Willie Maldonado. "LLevó el bossa nova a nivel internacional", acotó De Soto.

Samba-jazz

El melódico género fusionó la samba tradicional con jazz estadounidense, lo que también tuvo sus detractores en el país. "Tuvo un impacto muy grande porque era amado u odiado... Había personas que decían que era un asesinato a la música brasileña, pero la mayoría sí reconoció el valor", añadió la brasileña.

"Yo creo que la Bossa Nova fue una destilación del samba, una ramificación del samba, pero también una condensación", alegó en su momento el ya fallecido Antônio (Tom) Jobim.

El Bossa vino a encontrar un ritmo en la guitarra tradicional que no se había descubierto hasta entonces, añadió De Soto. Y fue João Gilberto quien consiguió dar ese toque específico.

Con los años, se agregaron teclados, maracas, saxos y hasta sonidos electrónicos, por lo que hoy en día el bossa es toda una joya en ciudades y ambientes cosmopolitas, aunque muchos prefieren su esencia.

Tampoco es difícil encontrar música de artistas populares como Michael Jackson, ABBA o Luis Miguel ahora con los pacíficos sonidos del mar de Río de Janeiro e Ipanema.

A propósito, el bossa nova trascendió sus fronteras también gracias a la voz de Astrud Gilberto, quien se casó con João y grabó "Girl from Ipanema".

El bossa es ahora totalmente independiente e influye en otros géneros musicales. "Se basó en el jazz y la samba, pero después tuvo influencias sobre el mismo jazz", destacó De Soto.

En efecto, "hay una interrelación e influencia con el jazz. Son las dos influencias más importantes para lo que hoy se conoce como latin jazz", aseguró Julián Blanco, maestro cubano de la Platinum Orquesta, quien recordó a Elis Regina como la cantante más importante de Brasil.

En El Salvador

Maldonado también recomendó la música de exponentes como Laurindo Almeida y Stan Getz, así como Sergio Méndes, quien se presentó en San Salvador en 1966, y Charlie Byrd, quien vino en 1976.

En cuanto al legado musical, Julián Blanco, indicó que "Cuba y Brasil fueron y son los países latinoamericanos que dieron más géneros y todo trabajado sobre la misma base, que es la síncopa, el contratiempo y la percusión, que en ambas músicas son realmente importantísimos".

De Soto subrayó: "Hasta los años 40, la música brasileña estaba llena de metáforas, los cantantes impostaban la voz, una voz muy estudiada y dramática y el bossa nova era exactamente lo opuesto", puesto que sus autores querían dar un carácter más cotidiano a la música, con letras más del día a día, del sentimiento del autor, no bailables.

"Desafinado", "O pato", "Carioca" (el gentilicio propio de los lugareños de Río de Janeiro) y "Samba di una nota so", son otros temas que lograron sumarse al folclor del país del "Corcovado" (Cristo Redentor), entre cientos de temas melódicos.

Paralelo a importantes movimientos musicales como la Jovem guarda (a la que perteneció Roberto Carlos) o la Tropicalia (como Caetano Veloso), el bossa nova surgió en tiempos del presidente Juscelino Kubitschek y del desarrollo urbanístico de Brasilia, a donde pasó la capital, aunque el corazón del país se quedó en Río con el bossa.

"Mira qué cosa más linda , más llena de gracia", reza el estribillo de la "Chica de Ipanema", pero esas palabras se aplican perfectamente al género que revolucionó el sonido de Brasil.


Febrero 5, 2010
Raúl Gavidia
La Prensa Gráfica

 

Entre aplausos, emociones encontradas por el recuerdo y con las notas de los beats que aún suenan en diversas emisoras dentro y fuera de las tierras cuscatlecas, el 30 de enero pasado quedará grabado en la historia como “la noche en que los salvadoreños hicieron vibrar Hollywood”.

Alrededor de las 7:30 de la noche, en Holywood, California, se dieron cita músicos salvadoreños, personalidades del entretenimiento, periodistas y empresarios en Los Ángeles Film School (Escuela de Cine de Los Ángeles) para presenciar el estreno mundial de “Buenas épocas: La nueva ola de El Salvador”, un documental dirigido por el cineasta salvadoreño Mario Anaya.

“Queremos mostrarle al mundo entero la competente capacidad musical de los artistas de nuestro país, así como también expresar que la música es un componente cultural vital en los salvadoreños”, comentó.

EL DOCUMENTAL

En el documental se cuenta la historia de la proliferación de grupos musicales salvadoreños de mediados de los años sesenta, y cómo su música trascendió tiempo y espacio.

El evento contó con la presencia de Willie Maldonado, Vanessa Carías, hija de Tito Carías, quien actualmente radica en San Francisco (EUA) y destacados músicos como Paco Morales (Supersonicos/Mustangs), Mincho Luna (Supersónicos) y Jorge Granados (Intocables)...

Con el apoyo visual de fotos históricas, videos, recreaciones y cortos de conciertos realizados en El Salvador y fuera del país, el documental transporta al espectador a esos días de amor y paz.

Las grabaciones tardaron un año y se realizaron en diferentes ciudades de Estados Unidos y El Salvador.  En el documental aparecen íconos de la música salvadoreña como Leonardo Heredia (Radio Femenina), Willie Maldonado (Doble V Records), Luis López (Los Supersónicos), Tony Acosta, Tony Delgado (Los Kiriaps), German Mangandi/José Montoya (Los Beats), Oscar Olano (Los Intocables), Chamba Rodríguez/Ricardo Cardona (Los Mustangs), Julio Paiz (Hielo Ardiente), Remberto Trejo (Los Vikings), Eduardo Hidalgo (Die Blitz), Sergio Gallardo (Radio Femenina), John Richardson (102Nueve FM), Vanessa Carías (1010 AM, San Francisco) y muchos más.

El estreno para el público se prepara para finales de febrero en la ciudad de Los Ángeles y posteriormente en San Francisco, Las Vegas, Houston y Washington; también en ciudades de gran concentración de salvadoreños en Canadá, Suecia y Australia.  Para El Salvador aún no se tienen fechas, pero se planea su estreno para marzo.

Mario Anaya, tiene proyectado que “Buenas épocas: La nueva ola de El Salvador” se incluirá en diferentes festivales latinoamericanos de cine, principalmente en EUA, con la idea de que El Salvador continúe perfilando, de alguna manera, en esta industria con un trabajo 100% salvadoreño.

Image
El 16-03-10 en la Presentación Privada en San Salvador: Ricardo Cardona, José Montoya, Oscar Olano, Willie Maldonado, Tony Acosta, Sergio Gallardo, Luis López, Teresita de Carías, Tony Delgado, Mario Anaya y Eduardo Hidalgo
 



Febrero 2, 2010
El Diario de Hoy


Las producciones audiovisuales con argumentos y productores salvadoreños son cada vez más aceptados y bien vistos en el exterior, como es el caso de "Buenas épocas: La nueva ola de El Salvador", la cual está dirigida por el reconocido cineasta salvadoreño Mario Anaya.

El documental se estrenó oficialmente el pasado 30 de enero en el teatro "Los Angeles Film School" de Hollywood, California.  Este atrajo a docenas de personas que se mostraron interesadas en el tema de la producción, la cual se centra en el mundo de la música nacional en la década de los 60.

Trama musical

El nacimiento, evolución y consolidación de las bandas cuscatlecas, por mencionar algunas de estas, los Supersónicos y los Beats, son las temáticas principales abordadas en este entretenido y elaborado documental.

Dicha producción cuenta con el aporte histórico de grandes personalidades, entre estas Willie Maldonado, productor-presentador de radio y TV y presidente de Estudios Doble V; Luis López, vocalista de Los Supersónicos; John Richardson, locutor de Radio102 Nueve y German Mangandi, de Los Beats.

Además está respaldado por un archivo histórico muy completo, el cual incluye videos, fotografías, entrevistas, entre otras herramientas audiovisuales.

Anaya planea llevar "Buenas épocas: La nueva ola de El Salvador" lo más lejos posible. Diferentes festivales latinoamericanos podrán contar con la participación de este documental, el cual apunta al éxito, y más aún entre los que añoran "aquellos años" en que la música era la vía de rebeldía de los jóvenes.

Se espera que la cinta logre ser vista en diferentes lugares de Estados Unidos y también de El Salvador, aunque aún no hay datos oficiales de las fechas exactas para estas proyecciones.

 
Diciembre 17, 2009
El Diario de Hoy

 

"Canto al salvadoreño" es la nueva melodía que la Orquesta Internacional de los Hermanos Flores hace sonar en la radio, un tema dirigido a ese "hombre aguerrido que nunca desfallece y siempre va de frente", comunicó la prestigiosa agrupación.

La canción fue recientemente acabada en Estudios Doble V, bajo la dirección artística de Willie Maldonado. La letra y música del tema estuvo a cargo de Arnoldo Flores y es interpretada por Nory Flores.
Después de cantarle a la enfermera, a la colegiala, a la secretaria y a la guanaquita, la orquesta quería hacer honor a los hombres salvadoreños.
El grupo tropical adelantó que la canción será parte de un próximo álbum que estaría listo el próximo año, ya con motivo de la cercana celebración de 50 años de los Flores.

 
Ivonne Vásquez
elsalvador.com


Nuevamente, la orquesta Platinum conquistó los corazones de los salvadoreños que asistieron al Teatro Presidente, para disfrutar de los mejores éxitos musicales de los 60.   La velada se inició al ritmo de canciones como "I'm Alright", "Todo parece cambiar", "Esperando por ti", "Y en cambio tú".

Los aplausos no se hicieron esperar.  Los asistentes se dejaron llevar por los vívidos recuerdos de aquella época, donde el espíritu hippie se apoderó de la atmósfera artística y urbana.

La conducción del evento estuvo a cargo de Willie Maldonado y Sergio Gallardo, quienes recordaron junto al público a los desaparecidos grupos nacionales de esos años, como Beats, Supersónicos, Intocables, SuperTwisters, Vikings, Cristians, Kiriaps, Mustangs y Lovers.

Algunas de las estrellas de la farándula salvadoreña que se dieron cita esa noche fueron Luis López, Remberto Trejo, Tony Acosta, "Memo" Ayala, Guayo Meléndez, "Chepe" Montoya, Ricardo Ortiz, Vìctor Suncín, Guayo Meléndez, Chele Escobar, Carlos Langenneger y Ángel Gutiérrez.

 
Noviembre 17, 2009
Elis Silva
elsalvador.com

Una vez más, la excelente Platinum Orquesta viajará al pasado a través de su música, en esta ocasión será la celebración del 15º aniversario del programa radial "1900 Ayer", de Sergio Gallardo, la guía a seguir para la selecta elección de los temas más populares de la época.

En el recital podrán escucharse canciones que fueron interpretadas hace ya varios años por famosos grupos y artistas salvadoreños, entre ellos Los Intocables, Tony Acosta, Banda del Sol, Los Supersónicos, Los Mustangs, Los Lovers, Los Vikings, Los Cristians, Los Kiriaps, Los Brincos y Super Twisters.

Cabe destacar que estos últimos serán parte de los grandes protagonistas de este concierto, ya que varios de los integrantes de esta banda actuarán durante el tan esperado evento.

Los SuperTwisters fueron el primer "conjunto de la nueva ola", que grabaron un disco para un público completamente juvenil con el formato de guitarras eléctricas.   Los temas eran "La del niño" y "What I'd say".

Al mismo tiempo, rendirán un grato homenaje al Arq. Ricardo Jiménez Castillo, mejor conocido como "Lord Darkie", vocalista de la agrupación, quien murió recientemente.

El nuevo concierto de "Buenas épocas" se llevará a cabo hoy por la noche en el Teatro Presidente, dará inicio a las 7:00 p.m. La entrada tendrá un costo de $10.  El show podrá disfrutarse de nuevo -con variaciones en el repertorio-  el próximo el 24 de noviembre.


Octubre 17, 2009
Clary Castro
La Prensa Gráfica

Su familia la callaba, pero ella sin imaginarlo les contestaba: “Cuando me den mi Grammy no los voy a incluir en mi discurso de agradecimiento”.     Ahora, años después, cuando su sueño se hizo realidad, al ser una de las cinco nominadas al mejor disco de música cristiana de los premios Grammy Latino 2009, le agradece a Dios su inspiración.
Días después de conocer la nominación dentro de esta pionera categoría, Lucía Parker conversó con LA PRENSA GRÁFICA sobre su logro musical fuera de tierras salvadoreñas.

¿Cómo recibiste la noticia de tu nominación al Latin Grammy?

Estaba con mi esposo, Jake Salomón, quien también es mi mánager, tomándonos un cafecito, comiendo algo liviano... Y justo cuando estábamos comiendo de lo más tranquilos, él recordó que ese día (17 de septiembre) daban la lista de los nominados a los Latin. Abrió su laptop, se metió a internet y fue su reacción la que lo delató. Gritamos, saltamos, nos reímos y dimos gracias a Dios por esta bendición.

¿Era algo que ya te esperabas?

No sé si me lo esperaba, pero si sé que es algo que ha estado presente en mi familia desde que yo era pequeña. Recuerdo que siempre que me bañaba o me encerraba en el cuarto cantaba todos los anuncios de la televisión y tomaba lo que tenía a la mano, fuera un peine, el bote del champú, lo que sea, para verme al espejo y agradecerle al público, a mi familia y a mi país por haber ganado un Grammy. Incluso, cuando decidí incursionar en la música con mi esposo empezamos en esto sin tener ni disco, ni una empresa disquera que nos respaldara. No teníamos nada. Pero siempre que nuestros amigos nos preguntaban sobre el por qué seguíamos adelante, Jake les decía: “Porque de aquí no paramos hasta los Grammy”. Suena gracioso, y hasta podría parecer mentira, pero es verdad.

Tu familia, ¿cómo ha tomado la noticia?

Creo que ahora, además de sentirse felices y agradecidos con Dios, también recuerdan cómo esto parecía un sueño y el juego de una niña que soñaba con ser cantante. Hablé con mi mamá y están agradecidos con Dios. Lo estamos todos, porque la nominación es por una producción que se encarga de darle la gloria a Él, quien ha promovido lo que soy. Siempre he tenido dos grandes objetivos bien claros: el primero es exaltar y glorificar con mi trabajo a mi Dios y el segundo engrandecer a mi pueblo, a mi país, que el nombre de El Salvador suene por lo alto y con orgullo de ser lo que somos y venir del “Pulgarcito de América”.

También estás nominada a los premios ARPA, ¿parece una doble bendición...?

La verdad sí, también estuve nominada a los Dove Award y fui presentadora de uno de los premios. De esto tengo una bonita experiencia, porque cuando estas presentando un premio dices lo que está en el apuntador, y yo me salí del protocolo para decir una palabras en español: “Un saludo para mi gente hermosa”, situación que el público aplaudió y vio como un detalle muy bonito. Es la segunda nominación que tengo en estos premios y todavía no he ganado nada, pero no deja de ser un privilegio y una bendición. Y con los premios ARPA, en México, estoy muy contenta. Son cuatro nominaciones las que tengo, espero ganar en alguna de ellas.

En medio de tantas nominaciones, ¿cómo sigue la gira?

Esa es una buena pregunta, porque en serio que estoy muy ocupada, estoy en plena gira con mis conciertos en Estados Unidos, en Florida y Boston promoviendo mi disco “Alabanza y adoración: Del corazón”. Pero, gracias a Dios, todo esto me ha tomado en medio de tanto trabajo, lo que también es una bendición.

¿Qué harías si ganaras las cuatro nominaciones y en espera de que entre ellas esté el Grammy Latino?

Lo primero darle gracias a Dios e ir a mi país para poder compartir con mi familia y mi gente la felicidad de haber logrado algo con lo que he soñado y por lo que he trabajado desde siempre.

Puede parecer una pregunta absurda, pero ¿ya pensaste en qué vestirás para las dos galas? Porque ambas tienen alfombra roja...

Sí, la verdad es que he pensado que vestiré diseños de mi país. Quisiera mostrar nuestra cultura, no solo a través de mi talento, sino también a través de la moda para que vean lo que El Salvador produce. Podría vestir de dos diseñadores diferentes, uno para los Latin Grammy y los premios ARPA, de México. Podrían recomendarme algunos.

Para la premiación de los Latin Grammy estarás al lado de grandes artistas, ¿cuáles son tus favoritos?

Me gusta mucho Luis Fonsi. Otro de mis favoritos, definitivamente, es Franco de Vita. Sé que estaremos en el mismo sector de los nominados y es algo que me tiene nerviosa y muy ansiosa.

En lo laboral sabemos cómo estás, pero en lo personal, ¿serás mamá pronto?

Pues si queremos tener una familia grande, pero ahorita estamos muy concentrados en el trabajo, pero no es algo que descartemos.

¿Cuál es tu mayor sueño cuando regreses a El Salvador?

Quiero realizar un concierto al lado de todos aquellos con los que a lo largo de mi carrera he trabajado. Eso es algo que sería de mucha alegría para mí.


Agosto17,2009
Jorge García Flores

 

Con el objetivo de brindar alimentación, educación y vivienda a los niños del Hogar Padre Vito Guarato, la Fundación Hermano Pedro con la colaboración del grupo Amaretto y la Manhattan Brass ofrecerán un concierto este viernes 28 de agosto a partir de las 7:00 de la noche en el Teatro Presidente.  Se escuchará música de Santana, Blood, Sweat & Tears, Chicago, Los Rollling Stones, Creedence Clearwater Revival,  Bee Gees, Queen y muchos más.

Los fondos recaudados en este show, en el que se celebrarán los 30 años del programa radial "Grandes viejas pero buenas", conducido por Willie Maldonado, serán destinados a los niños del hogar.


Julio 22, 2009
Elis Silva
El Diario de Hoy

 

Una oleada de maravillosos recuerdos tendrán los asistentes que presencien el próximo espectáculo "Recordando las buenas épocas" con la Orquesta Platinum.

En este show se interpretarán 27 temas de las agrupaciones salvadoreñas más populares de la época de los 60, entre ellas Los Beats, Los Supersónicos, Los Mustangs, Los Vikings, Los Cristians, Los Super Twisters y Fiebre Amarilla, entre otros.

Sumado a esto, los integrantes de algunas de estas bandas cantarán durante este evento que tiene el toque Platinum, de la mano de Julián Blanco.

A través de la reunión de estas leyendas de la música salvadoreña, se recaudarán fondos para el Hogar del Padre Vito Guarato, que asiste a niños abandonados con capacidades especiales.

Entre los cantantes que participarán se encuentra Tony Acosta, Luis López, Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla , José Montoya y Manuel Gómez, entre otros célebres artistas.

El concierto aún tiene más sorpresas, los maestros de ceremonia serán Willie Maldonado y Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla . Esta presentación se llevará a cabo el próximo martes 28 de julio, a las 7:00 p.m., en las instalaciones del Teatro Presidente.

Recuerde que el precio de la entrada tiene un fin benéfico y es de 10 dólares. Los boletos están a la venta en Vidrí Escalón, Simán, Prisma Moda y el mismo día en el Teatro Presidente.


Junio 7, 2009
Jorge García Flores
El Diario de Hoy

 

 No se trata de la influenza "A H1N1", mucho menos de la gripe Aviar, es un contagioso grupo de músicos que se unieron en la década de los 70 para dar vida a un proyecto que se llamó "Fiebre Amarilla".

Ahora, luego de casi cuatro décadas y bajo el nombre de "La Vieja Fiebre", aquellos maestros que comenzaron ese "calenturiento" estilo se han reagrupado para compartir con el público el espíritu del grupo que, otrora, los hizo famosos.

En febrero de 2008 y tras un año de madurar la idea, los artífices de este proyecto, Manuel Gómez (voz líder) y Willian Senna (teclados), volvieron a reunir a sus compañeros sobre el escenario para seguir contagiando su fiebre musical.

"Yo me iba de gira con 'Los Cocodrilos' y hablamos con Willian de reunir a los viejos compañeros de la 'Fiebre' y decidimos llamarnos 'La Vieja Fiebre'", indicó Manuel, voz líder del grupo.

Cargados con el entusiasmo febril, legendarios músicos como: Juan Flamenco (batería), Israel Treminio (saxofón, flauta, órgano y percusión), Alberto Caminos (bajo) y Mauricio Mora, se sumaron a esta idea que, hoy por hoy, les permite seguir interpretando éxitos que juntos popularizaron.

Como ellos mismos recuerdan, iniciaba la década de los 70 cuando al señor Willie Maldonado se le ocurrió la idea de formar un grupo aprovechando la transición musical que se vivía en el país en esa época.

"La base musical de la 'Fiebre' se formó con los ex integrantes del grupo 'Los Kiriaps'... fuimos los primeros en hacer vídeos actuados en el país", recordó el veterano batero, Juan Flamenco.

"'Una enfermedad asolará el país... la Fiebre Amarilla... expóngase a ella...es beneficiosa", decía la voz de Leonardo Heredia en el promocional con el que se lanzó en sus inicios el grupo", remembró Manuel.

Los miembros de esa agrupación, que únicamente ha cambiado de nombre, mencionan a Armando Zepeda, como la persona que concibió el nombre porque él decía que "la música tiene que ser contagiosa".

Tras el debut el 9 de octubre de 1971, mismo que se realizó en el cine Darío, la agrupación lanzó su primer disco, "Fiebre Amarilla", para luego seguir contagiando su estilo con inolvidables temas como: "El mercado", "Canchis, canchis", "Se me perdió la cartera", "Los compadres", "Los piropos", "Enamorado de ti", y muchos más, que ahora con su nuevo nombre siguen interpretando para sus fieles seguidores.

Aunque varias décadas han pasado, los integrantes mantienen viva esa fiebre musical que contagió a miles dentro y fuera de este país, y aunque ya no llevan el nombre que los vio nacer, el público los seguirá identificando como "La Vieja Fiebre", que elevó la temperatura por muchos años.

Marzo 2009
Morena Rojas
Redacción Amigos

El reconocido intérprete salvadoreño Miguel Ángel ya cuenta con un DVD que fue montado en el vecino país de Guatemala, exactamente en San Marcos, Zacatepeque, y que contiene un «show» completamente en vivo, en el que se hace acompañar de su Grupo Cariño.

Miguel Ángel, quien ha destacado como cantante desde hace muchos años, comenta que este es un material que se ha distribuido en el ámbito internacional, pues ya salió a la venta en Estados Unidos, Guatemala y recién ingresó a las tiendas de El Salvador, por lo que invitó al público para que lo puedan adquirir y deleitarse con sus éxitos.

Es muy importante destacar que éste es un material que sale al mercado luego de dos décadas de arduo trabajo en el cual se incluyen únicamente aquellas canciones que han sido éxitos en la voz de Miguel Ángel, entre las que destacan “Supe perder”, “Un beso al viento”, “Yolanda”, “Cada día más”, “Macorina”, “Libro abierto”, “Déjame” y “No sigas llorando”, entre las 15 que conforman el DVD.

“Es una recopilación, un show en vivo con el grupo y espero que el público me ayude comprando este DVD que ya está en las tiendas, así mismo con el disco y las diferentes presentaciones que realizamos en los distintos lugares que nos soliciten, tanto aquí como en Honduras y Nicaragua”, dice el artista.

Unido a este nuevo material, también esta promocionando su disco número siete titulado «Miguel Ángel y su Grupo Cariño: 16 grandes éxitos», el cual sale bajo el sello Music Art de Tony Fernández.

Este intérprete se inició en 1976, grabando su primer disco de 45 llamado “La Gordita” y “Espejismo”, en el que participó Willie Maldonado como ingeniero de grabación.

En 1978 graba para el sello Indica el tema “Que me vieron llorando” una canción original, también “Yo quiero a tu mami” de Fermín Iglesias, sin embargo estos no le funcionaron muy bien.   En 1980 tuvo la oportunidad de que Willie Maldonado lo llamara para grabar en la “Super Ensalada 2” de la Vía Láctea, en la que participaron 32 destacados intérpretes.

Luego de esto y de ver el potencial que él tenia, Willie lo lanza con el tema “Macorina”, un «cover» que resultó muy original gracias al arreglo en merengue que le hizo Héctor Rodas.   A partir de entonces las cosas cambiaron para él y hasta el momento ha tenido la oportunidad de alternar con artistas tales como Leo Dan, Alci Acosta, La Sonora Dinamita, Los Bukis, Los Yonics, Lila y su Tropical Perla del Mar y Los Flamers por mencionar algunos.


Marzo 3, 2009
César Alfaro

Eran pasadas las once de la mañana del pasado jueves, cuando me encontraba trabajando en el diseño de una pantalla de consulta para al Área Comercial de la empresa cuando sonó el teléfono; “Aló” dije con duda pues el teléfono no me era familiar, “Si gracias, ¿Hablo con Cesar Alfaro?” me dijo amablemente una voz femenina, “Si, a la orden” conteste pensando se trataba una tarjeta de crédito que me ofrecerían; “Le llamo de parte del señor Willie Maldonado, quiere hablar con usted, permítame”, “Si claro” contesté sorprendido, y pensé de inmediato que quizá necesitaba contactar a mi hermano Carlos o a mi Papá y no había podido localizarlos por teléfono, también pensé que quizá me haría algún comentario del Concierto con la Orquesta Platinum que se había ofrecido tres días antes, al cual asistió y en el cual nos saludamos brevemente y de lejos al finalizar el show, en eso me contestó y me dijo “Hola, ¿Cómo estás?”, “Bien gracias, Que gusto saludarle y que sorpresa Don Willie!  ¿En qué puedo servirle?”, “Bueno, quería saber si podés venir esta tarde al estudio para que probemos grabar un comercial”, ¡Claro que por supuesto que sí! Dije en mi mente, y le contesté “Claro que sí, pero, ¿a qué hora me necesita?”, “A las 5:30 p.m.”, “¡Ok, perfecto! Cuente conmigo” le dije muy entusiasmado, me dio la dirección y nos despedimos.

En ese momento me quede pensando en muchas cosas, y no dejaba de dar vueltas en mi cabeza lo bueno que Dios ha sido conmigo todo este tiempo, y todo lo bueno que me ha dado a través del trabajo y la experiencia adquirida, me sentí muy satisfecho y feliz por la oportunidad, y pensé en que después de haber grabado con Gerardo Parker y con Roberto Salamanca, hacerlo con Don Willie sería sin duda una experiencia invaluable.

Exactamente a las 5:20 p.m. llegué en mi Volkswagen a los “Estudios Doble V”; y mientras me parqueaba, vi bajarse de su carro a Marinella Arrué, y me dije “Dios, seguro estará en la grabación, ¡Qué bien!”, me baje del carro con el Mocaccino que me había comprado para calmar los nervios, tomé aire y me dirigí a la puerta; una amable señora me recibió y al preguntarme mi nombre y a quien buscaba me dijo “Pase a la sala, se va a llevar una sorpresa”, “Gracias” le dije sorprendido, al abrir la puerta de la sala me encontré con mi hermano Carlos, ambos nos alegramos y sorprendimos pues ninguno de los dos sabíamos que coincidiríamos ahí, debo confesar que me sentí reconfortado al encontrar a mi querido hermano ahí.  Platicamos un rato y luego entro Marinella, a quien admiro mucho, Carlos nos presentó y platicamos nos pusimos a platicar, en eso, muy apurada, entro a la sala Mónica Argueta; todo me resultó muy emocionante porque nuevamente tendría la oportunidad de grabar con grandes voces, pero sobre todo con grandes personas.

Luego llegó el momento, nos hicieron pasar a la sala de grabación donde ya nos esperaba David Cabezas, “El inge”, quien muy amablemente nos recibió y nos dio la guía del comercial que se grabaría.  El ambiente era muy agradable, comenzando por las ocurrencias de Mónica, el buen humor de Marinella y Carlos, y la cordialidad del Ing. Cabezas.

Con el jingle medio masticado en la mente, pasé junto a Marinella, Mónica y Carlos, a colocarme frente al micrófono; nuevamente con los audífonos puestos, la letra en el atril, y todo el deseo de hacer bien las cosas. Comenzábamos a trabajar la parte inicial del coro cuando Don Willie apareció del otro lado del vidrio; saludó a todos desde ahí y luego se nos acercó; “Bienvenido” me dijo dándome la mano; luego, continuamos con la grabación. Definitivamente me sentía nervioso y como “Pollo comprado” teniendo a la par y del otro lado del vidrio a gente con mucha experiencia en el negocio.

“Hagámoslo de nuevo” decía David, mientras Don Willie supervisaba el trabajo. En las pausas se hacía chiste de alguna situación, Mónica salía con una ocurrencia y Marinella remataba con algún comentario, Carlos se reía y jugaba con el teléfono de Marinella, mientras yo gozaba el momento, de pronto, comenzaba a vibrar el teléfono de Marinella o el de Mónica que estaban dentro de la sala, y de pronto sonaba el de Carlos y hasta el mío que estaban afuera.

“Tienen que ajuelgar la voz” decía el Ing. Cabezas mientras se doblaba un coro, yo me quedé con cara de “¿Qué?” y Don Willie que noto mi duda me pregunto desde los controles: “Cesar, ¿Sabes que es ajuelgar?”, a lo que respondí que no, entonces pidió que me explicaran, y Marinella me explicó dándome un ejemplo claro, y ya con eso pude hacerlo en forma correcta. Escribiendo esto pienso o me imagino que algunas de las personas que leen mi Blog y ya tienen experiencia en grabación estarán pensando o diciendo “¡No es para tanto!”, pero no importa, mi respeto para ellos.

La sesión de grabación en Estudios Doble V fue algo muy importante para mí, por todo lo que implicó: Experiencia, aprendizaje, responsabilidad y profesionalismo; y estando parado ahí a la par de mi hermano, mi mente comenzó a dibujar escenas en mi cabeza, imaginando a mi Padre parado frente al micrófono muchos años atrás y Don Willie del otro lado del vidrio a cargo de la grabación, y pensé en que quizá mi Papá nunca se imaginó que algún día, sus hijos tendrían la misma experiencia. Que puedo decir, me sentí orgulloso, de seguir junto con Carlos los pasos de mi Papá y por supuesto, de tener el privilegio de haber grabado en Estudios Doble V, con toda la experiencia de Don Willie, el trabajo profesional del Ing. Cabezas, al lado de mi querido hermano Carlos, Marinella y Mónica.

Diciembre 18, 2008
Wilmer Merino
La Prensa Gráfica

 
Marito Rivera llegó a 39 años de trayectoria y se mantiene como uno de los exponentes más importantes de la música popular salvadoreña. Ese peso artístico lo reconocieron Orquesta Platinum y la Fundación Hermano Pedro con un concierto homenaje el martes pasado por la noche en el Teatro Presidente, de San Salvador.

El público respondió al llamado para volver a escuchar a la Platinum, que en esta ocasión tocó con sabor a Bravo desde el inicio del show, a las 7:30 de la noche, cuando en el ambiente comenzaba a respirarse el olor a carnaval navideño. Antes de la entrada de Marito Rivera y su grupo, el carismático director cubano Julián Blanco y la orquesta regalaron una introducción con melodías de algunos temas reconocidos del pianista originario de San Miguel.

Posteriormente, Mario y Bravo fueron recibidos con los aplausos del público y con una placa de reconocimiento que le entregaron representantes de la Fundación Hermano Pedro por su aporte a la música nacional.

“Para los músicos que trabajan en la Platinum es un gran honor compartir las tablas de este teatro con un artista de la talla de Marito Rivera”, fueron algunas de las palabras de Julián Blanco.

Por su parte, Marito dijo sentirse halagado de recibir la invitación y las felicitaciones por parte de “maestros de la música”, al referirse a los miembros de la Orquesta Platinum. “Es un honor para mí recibir este reconocimiento y que me permitan tocar con todas estas estrellas”, expresó el músico.

El repertorio de canciones arrancó con la cumbia moderna de “Malévola”. Después, la noche transcurrió con otras creaciones de Rivera entre los géneros de merengue, cumbia y salsa: “Pinta labio”, “Vivo sin ti”, “Mar y cielo”, y un arreglo impresionante de la Platinum para el popular tema “Mentiras”. La canción “Con zapatos de tacón” fue la más solicitada y una de las que hizo bailar al público en el teatro.

 


Marzo 23, 2008
Irene Valiente
Diario El Mundo


Luego que Carlos Peraza -quien fue hasta hace un mes el líder y dueño de Fiebre Amarilla, el concepto creado por Willie Maldonado en 1971- decidiera vender los derechos a la Corporación Gigantes Musicales, los viejos integrantes de este legendario grupo decidieron renacer de las cenizas y formar la “Vieja Fiebre”.

 

Manuel Gómez, Juan Flamenco, Mauricio Mora, William Cenna y Alberto Caminos, forman parte de este nuevo proyecto musical, cada uno de ellos cuenta con una larga trayectoria en los escenarios salvadoreños y, esta vez, su apuesta será precisamente esa experiencia adquirida con el grupo.

El proyecto musical nació en febrero de este año; al mismo tiempo que el nuevo director de la Fiebre Amarilla, Luis Benavides, informara que el grupo será relanzado con nuevos rostros y temas inéditos.

Lo cierto es que de ahora en adelante, el público será el que decida sus gustos entre ambas agrupaciones, que son revividas al mismo tiempo.

La Vieja Fiebre aclara que por razones legales se cambió el nombre, pero que su línea musical será adulto contemporáneo, con géneros tropical, pop, baladas y Rock clásico.

De hecho, los integrantes comentaron que  ya trabajan en el lanzamiento de su nueva producción discográfica y que uno de los temas que sonará se titula “La Gatita”, una canción original de Alex Herrera, ex vocalista de la Fiebre Amarilla y que en la actualidad radica en Nueva York.

Entre los actuales integrantes destaca Manuel Gómez, vocalista de la Fiebre Amarilla por más de 25 años y fue catalogado por el Sindicato de Artistas del Espectáculo Nacional, como el mejor cantante masculino del país.

Junto a Gómez, vuelve a escena uno de los fundadores. Se trata de Juan Flamenco que regresa con sus toques a la batería. A ellos se les une el director del grupo Salsa Clave, William Cenna. 

 Octubre 10, 2007
El Diario de Hoy

La revista inglesa Q publicó, producto de una amplia encuesta entre su público, el listado de los mejores vídeos musicales producidos en los últimos tiempos.   La corona, por un amplio porcentaje de votos, se lo llevó un audiovisual que rompió esquemas y que marcó el inicio de una época: Rapsodia Bohemia, del grupo británico Queen.

De acuerdo con la prensa inglesa, el vídeo fue producido con 4,500 libras esterlinas.  Cuando fue presentado, en 1975, realmente marcó el inicio de la era MTV.

El periódico The Telegraph recordó que durante los seis minutos que dura el vídeo de uno de los éxitos más importantes de esta banda liderada por Freddie Mercury, la cámara hace acercamientos y alejamientos de los rostros de los integrantes, lo que se combina con muchas siluetas y colores logrando un efecto visual conocido como "honey comb".

Añadió que Mercury aparece tocando el mismo piano en el que el Beatle Paul McCartney interpretó el gran éxito "Hey Jude".  En El Salvador, dicho vídeo también causó furor.

Willie Maldonado, creador del programa Grandes viejas pero buenas, dijo que en el momento en que el vídeo salió al aire, fue interesante, ya que retaba las costumbres.  "(Los integrantes de Queen) amparados en un excelente audio con multitud de voces lograron el efecto de impactar en ese caso a los televidentes.  Fue un buen vídeo basado en el poder del audio; sin audio bueno no hay vídeo bueno", apuntó.

Los favoritosLa rapsodia ganó por un amplio margen (33%) con respecto a su seguidor más cercano, el tenebroso vídeo de Thriller, (13 %) de Michael Jackson.

La lista completa fue dada a conocer ayer antes de la fiesta de gala de la entrega de los Q Music Awards 2007, en Londres.

Agosto, 2007
Revista Ella
La Prensa Gráfica

Esta carismática mujer, esposa y madre de tres hijos, de constitución envidiable para quien supera las cuatro décadas –la clave, según ella, es mantener una vida saludable y practicar el tenis, su deporte favorito- desnudó su historia como fémina luchadora.

Marinella Arrué heredó la vena artística de su familia materna, formada en su mayoría por músicos y cantantes.  Comenzó a vocalizar desde los 12 años participando en varias iglesias junto a su mamá y sus dos hermanos en el Grupo Familia Amaya.

Años más tarde se integró a El Pueblo de Dios, conjunto que en aquella época abrió brecha en El Salvador con la música cristiana contemporánea.   En el año 2001 participó en el Festival OTI representado a su país.

 

Image
Marinella Arrué
A los trece años se inició en la producción de jingles y anuncios comerciales, bajo dirección de Willie Maldonado.   Ha participado en eventos y montajes desde hace más de 15 años, principalmente como solista.

 

 

En tu adolescencia ¿cómo combinaste las diferentes facetas de estudiante, cantante y al mismo tiempo la de trabajar en comerciales?

**Siempre procuré equilibrarlos; pero desde pequeña viví en este ambiente.  En mi hogar no había pelotas, al contrario, abundaban los instrumentos musicales;  no fue nada difícil, porque me divertía mucho.

 

Lo que comenzó como un juego terminó en un evento internacional.  ¿Cómo fue que llegaste al Festival OTI?

**En un principio me resistí a la idea, porque siento que Dios me dio este regalo para servirle a los demás y llevar un mensaje de esperanza y decir que sí hay una respuesta, una salida a cualquier problema que se les presente.  Me inscribí con una melodía cristiana que se llama “Soñador”, compuesta por Roberto Godoy.  Gané en la categoría Mejor Canción.

 

¿Cómo incursionas en los jingles para radio y televisión?

**Inicié con Willie Maldonado; él me formó.  El primero que grabé fue uno para TV Guía.   Al principio no me salía, tal vez por los nervios, pero al final lo logré.   

 

¿Si tus hijos Alejandro, Eduardo y David se quisieran dedicar a la música los apoyarías o les exigirías estudiar una carrera universitaria?

**De hecho, los tres heredaron el gusto por la música.  Yo les aconsejo que primero se gradúen de la universidad y que si desean trabajar en esta carrera que lleven paralelamente ambas cosas.   Creo que una persona entre más preparada esté, Dios lo usa más. 


Agosto 23, 2007
Nancy Arroyave
Prensa Libre, Guatemala
 

Nada en su vida cotidiana refleja su faceta como cantante. Incluso, no se ve su rostro en las portadas de sus CD, sólo su silueta. Esto es porque, según se lee en el interior: “Detrás de Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla no hay un hombre, ni siquiera un rostro... hay médicos, enfermeras, laboratorios, hospitales, instituciones y personas particulares” que entregan su tiempo y recursos a la noble obra de apoyar al Hospital Benjamín Bloom, de El Salvador, país de donde es originario.

La próxima semana, Saks se presentará por primera vez en Guatemala, junto a El Salvador Big Band –integrada por 18 destacados maestros salvadoreños–, para ofrecer un concierto a beneficio de la fundación que lleva su nombre y de la guatemalteca Alianza para la Prevención del Delito (Aprede).

Más que un gesto solidario

“No soy cantante; yo tengo supermercados en El Salvador”, aclara Saks. “La misión nació en el 2003, cuando un día se me cruzaron los cables y quise grabar un disco”, comenta.

En teoría, pensaba grabar cien copias y regalarlas entre amigos y familiares, pero fue el guatemalteco Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla , con quien grabó el disco, quien tuvo la idea de comercializarlo.  Incluso, le dio el nombre artístico.  Él se resistía a la idea de vender.

Ese día supo de un niño con hidrocefalia cuya madre no tenía US$400 para una válvula, y a quien él apoyó económicamente. “Por la noche, no dejaba de pensar que un niño se fuera a morir por no tener US$400.  Se me venía la voz de Willie diciéndome que vendiéramos el disco”, comenta.  “Que sea lo que Dios quiera; vamos a vender el disco para los niños del hospital Bloom. Y así nació el bendito Jimmy Saks”, agrega.

Saks y El Salvador Big Band han ofrecido alrededor de 25 conciertos para apoyar obras altruistas en Estados Unidos, El Salvador, Costa Rica y Honduras.  En su repertorio predomina la música de Frank Sinatra y el formato big band, con ritmos tan variados como el mariachi, el jazz y el rock & roll.

La decisión de cantar sólo para apoyar nobles causas le ha dejado innumerables anécdotas, pero sobre todo satisfacciones.

Una de las más hermosas tiene que ver con el concierto que ofreció en Honduras para apoyar las obras vicentinas del padre (Antonio) Quetglas. “Después del concierto, varias personas le entregaron cheques de cien mil y 50 mil lempiras. El padre me dijo: ‘Jimmy, hoy es 11, y no tenía para pagar la planilla del 15”, dice emocionado.

Saks está convencido del poder de la solidaridad. Por eso aceptó apoyar la causa de Aprede que, según dice, “no sólo ayuda a niños, sino a familias enteras.  En el caso de una persona mutilada por el tren de la muerte, Aprede la trae, y además prepara a la familia para poder superar esa nueva etapa.  Esa labor contribuye a un mejor mañana”.

De acuerdo con Emilio Gaubaud, director de Aprede, en el concierto se rendirá tributo a Olga Sánchez, que atiende a centroamericanos que han sido mutilados por el tren de la muerte.

 


Agosto 31, 2007
Mauricio Martínez
elsalvador.com

 

 
Image
Georgina, Miriam, Willie y Audrey
E
l músico Jorge Rivera fue honrado la noche del jueves con un concierto organizado por su familia y el Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (Concultura).    El auditorio Pedro Geoffroy Rivas del Museo Nacional de Antropología Dr. David J. Guzmán (MUNA) fue la tarima donde la familia del músico, su viuda, Miriam, y sus hijas Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla y Audrey Rivera, junto al grupo Bohemio y el Mariachi Guadalupano interpretaron temas inéditos de Rivera, muchos de los cuales fueron inspirados en el libro de "Frankamente Enamorada" de la escritora Carolina Peña.

Peña aseguró que se sentía orgullosa y complacida de que sus textos hubieran sido arreglados por Rivera, quien falleció el 13 de marzo.   En más de tres décadas de trayectoria, el músico perteneció a varias agrupaciones populares como la Fiebre Amarilla, Los Falcons, Kiriaps y Vía Láctea.

Los temas, que fueron interpretados por Miriam y sus hijas, fueron aplaudidos por el público que llegó al homenaje y que mostró un rostro melancólico cuando en la parte final del concierto se proyectó un vídeo que mostraba fotografías de la trayectoria del productor y arreglista.

El toque especial lo dio el presentador de televisión Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla , quien hizo una remembranza de la forma en como conoció a Jorge Rivera y de sus inicios en la música hasta llegar a la cúspide de su carrera cuando formó parte de 'la Fiebre'.

El evento sirvió como antesala al IV Festival Juvenil de la Canción Jorge Rivera 2007, que abrió sus inscripciones ayer a través de las páginas web; www.elsalvador.com ; www.concultura.gob.sv y www.jovenes.gob.sv .

 


Febrero 26, 2007
Paola Michelle García
elsalvador.com

"Willie Maldonado me bautizó", confesó sin reservas Jaime Saca haciendo referencia a su nombre artístico Jimmy Saks, por medio del cual ha podido ayudar a decenas de infantes que necesitan atención médica y que por su situación de pobreza no pueden acceder a ella.
Amante de la música y el baile, aseguró que la gran obra de amor en favor de la niñez salvadoreña inició "como un juego".
"De repente en una de esas idas a los karaokes me fijé que sonaba bonito... La idea original era hacer unos 50 discos para regalarle a mi familia y a mis amigos en la Navidad de 2002", recordó.
Sin embargo, en esa época una de sus empleadas dio a luz a un pequeño que nació con hidrocefalia. La situación lo inquietó y lo hizo reflexionar al respecto.

"Ese día me fui a casa y me desperté como a las 3:00 de la madrugada pensando cómo era posible que un niño se pudiera morir por 400 dólares. Empecé a debatir en mi mente y luego de un buen rato, decidí vender el disco; y que la ganancia fuera para los niños del (Hospital Benjamín) Bloom", dijo.

Image
1er. CD de J. Saks
El resultado, tras varios meses de trabajo, fue palpable en agosto de 2003 y desde entonces, más de un centenar de infantes han sido beneficiados.

"Hicimos una alianza linda con el hospital, logramos una integración para brindar la mejor atención a los casos que lo necesitan, no solo de hidrocefalia, sino que operaciones de corazón abierto, neurocirugía y otros", comentó.

A partir de allí, se instituyó el Fondo Jimmy Saks, como parte de la responsabilidad social de la Unión de Dirigentes de Empresas Salvadoreñas (UDES).

Y fue en ese momento que se establecieron los mecanismos bajo los cuales trabajaría la entidad.

Entonces, se crearon las formas para evaluar las necesidades de los pacientes e identificar prioridades, a fin de desarrollar el proceso que permita solucionar los diferentes casos.

"Mensualmente se necesitan entre 12 y 14 mil dólares para cumplir con las medicinas; eso sin tomar en cuenta las operaciones que se realizan", afirmó.
"No es fácil, porque el dinero no alcanza para todo. En estos casos, entre uno más se mete, más dinero hace falta...", agregó.
Por esa razón es que, en muchas ocasiones, se hace necesario recurrir a quienes desean colaborar con la noble causa.

En ese sentido, aseguró que las obras de amor no podrían ser posibles sin el apoyo que decenas de personas en todo el país que desinteresadamente aportan importantes donativos —de tiempo, dinero o servicios profesionales— para contribuir a salvar vidas.
"La historia de muchos niños y niñas puede cambiar con corazones dispuestos a ayudar (...) El hecho de que Dios me permita extender la mano y poder ayudar a alguien; y a la vez que haya otro montón de gente que está sosteniéndome el cincho, para que no me caiga es... increíble", afirmó.

Vivencias
Pero su aporte no solo se reduce a beneficiar a la infancia de El Salvador, sino que también ya ha cruzado las fronteras.
Y es que sin nunca haber tomado clases de canto, el don que, según Jimmy, le "viene dado por el Jefe (Dios)" ha sido utilizado en varias ocasiones a favor de la niñez en Honduras, Costa Rica, Estados Unidos y otros países de la región.
Así, cuando existen decenas de beneficiados y muchos que esperan la ayuda, Jimmy ya está pensando en el futuro.
Por esa razón es que entre todos sus proyectos el más importante es poder equipar el quirófano del Hospital de Niños Benjamín Bloom con tecnología avanzada, para realizar todo tipo de operaciones sin problemas ni demora de tiempo.

Así, junto a su esposa Margaret y sus tres hijos, que apoyan incondicionalmente sus proyectos, espera seguir con la obra y lograr que más pequeños puedan sanar de sus enfermedades.
"Yo he tenido oportunidades de hacer otras cosas en la vida, dedicarme a algo diferente... A mí no me gusta mi voz, es muy ronca para mí, pero Dios sabe lo que hace", puntualizó.


Enero 10, 2007
Alonso Rivera
El Diario de Hoy


Son 35 años de historia, decenas de melodías que forman parte de la cultura salvadoreña, más de 100 giras por el extranjero y una incontable cantidad de reconocimientos. Eso es Fiebre Amarilla, agrupación que se mantiene vigente en los gustos de las pasadas y actuales generaciones en el país.

Octubre de 1971 marcó el inicio de este proyecto musical. Su formación fue uno de los grandes aportes de Willie Maldonado a la música, quien en esa época era productor de discos.

El nombre fue una idea del primer tecladista de la agrupación, Armando Zepeda. Estaba seguro de que la música que interpretarían sería igual de contagiosa que esa enfermedad.

Los fundadores de Fiebre Amarilla fueron personajes que se quedaron por décadas y algunos continúan su huella en la historia de la música salvadoreña.
Ahí estaban Germán Mangandi, Tony Delgado, Jorge Rivera, Juan Flamenco y Armando Zepeda.
Desde sus primeras canciones, ellos se ganaron el cariño del público que escuchó agradablemente sorprendido temas como "Yo soy Guanaco", "El Zumbao", "Te pica", "Pellejo", "Días de ayer", entre otras.
Pocos meses después de la fundación de la Fiebre, se retiró su tecladista Armando Zepeda. Pero, lo sustituyó el más emblemático músico que ha tenido la agrupación: Carlos Peraza.
Una nueva racha de éxitos fue dada a conocer: "Quédate conmigo", "La cartera", "El casamiento" y otras definieron un estilo versátil que iba, igual que ahora, desde las baladas románticas, hasta el rock, sin faltar una fuerte dosis de ritmos tropicales.
Empezaron giras a Estados Unidos, Canadá y Centro América. Además, se han presentado en Italia y Suecia y en programas internacionales como Sábado Gigante, entre muchos otros.
"El mercado", "Jacarandosa", "Enamorado de ti", son algunas canciones que se mantienen vigentes.
Hubo otros grandes músicos que formaron parte: Manuel Gómez, Alex Herrera, Tony Oliva, Mauricio Mora y Alberto Caminos, fueron algunos de ellos.
Sus miembros actuales mantienen el formato original: versátil y de calidad, e interpretan los inolvidables éxitos de la agrupación.


Mayo 9, 2006
Luis Aceituno
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

Así como algunos se enganchan a la tele y siguen con fervor todos los campeonatos de fútbol habidos y por haber en el mundo, yo desperdicio mi tiempo indagando los orígenes del rock & roll hecho en América Latina. Un tipo, a altas horas de la noche, con la mirada perdida en la pantalla de la computadora, relacionándose por el Soulseek con gente de apodos bastante extraños –Tamalón, Juanita, Hex Sax, Psychodaisy–, que le pasan discos de grupos no menos extraños: Aguaturbia, Los Saicos, Los Dhag Dhags. 

  No lo hago por nostalgia ni porque crea que el rock se acabó en los 60, hay en la empresa algo de aburrimiento y mucho de desencanto por una música pop que ha perdido la capacidad de sorprenderme. Rastreo, entonces, en la basura de la historia algún gesto de pureza. Con uno o dos acordes me conformo.

Gracias a la generosidad de Rogelio Rivera, obtuve, luego de varios intentos fallidos, los dos volúmenes de Aquí estamos, la primera recopilación de grupos de rock guatemaltecos y centroamericanos, editadas por Willie Maldonado en 1965 y 1966. Una maravilla, el disco, repleto de joyitas inclasificables.

He aquí algunas: Con un beso pequeñísimo, de la única “chica yé-yé” nacional, Adriana Zelaya Palarea. De acuerdo, no era Jacqueline Taieb, pero no se le puede negar su calidad de pionera. El surf del pájaro, de un oscuro y este sí excepcional grupo llamado Los Castells: el wild teen punk sí existió en Guatemala, sólo que 12 años antes y con una energía y desfachatez tales, que hubieran hecho palidecer de envidia a los mismitos Sex Pistols. Luego, la sorprendente versión de Susie Q de los salvadoreños T.N.T., y por último, una genial interpretación cumbiera debida a Los Beatniks de Moon River, de Henry Mancini. Deliciosa e irreverente. Toda la búsqueda de grupos como Maldita Vecindad solucionada en 2 minutos y medio. Para qué más.


Octubre 2, 2005
Wilmer Merino
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 
“Dos talentos se han unido para conmover el corazón del público con su música, pero también para ayudar a sanar el corazón de muchos niños que necesitan ser operados”, con esas palabras definió Willie Maldonado (el presentador de televisión y productor del disco de Saks) la labor realizada por los artistas Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla y Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla durante el lanzamiento de sus respectivas producciones discográficas destinadas a ayudar a los programas quirúrgicos del Hospital Bloom.

La noche del pasado viernes, en el Hotel Radisson, unas 800 personas, entre ellas grandes personalidades como el presidente de la República Elías Antonio Saca, acudieron a la cena show preparada para presenciar el lanzamiento de “My own way 2”, el segundo material con fines benéficos que contiene grandes clásicos de la música interpretados por Jimmy Saks, y el disco debut del cantante romántico Henry Mejía titulado “Amarte así ” .

Los fondos obtenidos de la venta de ambas producciones discográficas, que tendrán un valor de $5.oo, serán destinados en su totalidad al fondo Jimmy Saks en favor de los pacientes del hospital de niños.

“Estoy acá para apoyar a dos grandes artistas salvadoreños que están entregando su talento por una gran obra. Esta vez se unió a la causa Henry Mejía, a quien he tenido la oportunidad de ver en varios conciertos y que definitivamente ha demostrado su calidad”, expresó el presidente Saca durante el recital.

Luego de la participación del cómico e imitador mexicano Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla —el artista invitado para abrir el espectáculo—, la noche se tornó romántica con la primera canción interpretada por Henry Mejía, “¿Con quién estás?”.

“La balada del deportado”, “Bichito de luz” y “Amarte así” fueron los temas que a continuación se llevaron las palmas del público y que dejaron demostrada la calidad vocal del cantante.

“Esta noche se ha evidenciado que hay gente que cree en nosotros, espero que así vaya creciendo el apoyo a los proyectos originales”, agregó Mejía.

Velada de recuerdos

El momento de los recuerdos y la nostalgia llegó con las canciones del disco “My own way 2”, interpretadas por Jimmy Saks, nombre artístico con el que realiza sus obras altruistas el empresario Jaime Saca, presidente de la Unión de Dirigentes de Empresas Salvadoreñas (UDES).
“Todos ustedes representan a un Jimmy Saks con su ayuda para los niños que necesitan ser operados en el Hospital Bloom, mientras ellos lo necesiten seguiremos grabando discos”, dijo Saks.
Las sorpresas que había prometido con su segunda producción deleitaron a los presentes. Primero con los arreglos especiales de las canciones “Quizás, quizás, quizás” y “La puerta”, está última en una versión salsa que dejó con ganas de bailar a más de alguno.
La voz de Saks y su música se acompañaron de un show de bailarines que le pusieron un toque mágico a cada interpretación. “Something”, “Ansiedad” y “Killing me softly” continuaron encaminando la velada por los distintos géneros como jazz, bolero, grupero y tropical.

 


Agosto 2003
Claudia Núñez
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla , como se le conocerá de ahora en adelante a Jaime Saca, fue presentado a los medios de comunicación con su primera producción discográfica: "My Own Way" (Mi Propio Estilo).

Este trabajo es una recopilación de canciones exitosas con arreglos de Carlos López y la producción de Willie Maldonado e incluye ritmos que van desde baladas románticas hasta salsa y rock & roll.

Image“Yo no soy cantante, empecé este proyecto con la idea de hacer 100 discos para mi familia y amigos... nunca pensé que terminaríamos produciendo 10 mil copias”, comenta el empresario.

La producción fué presentada oficialmente el 23 de agosto en el Hotel Radisson, donde Jimmy Saks interpretó las 10 canciones que incluye el disco en una cena show, en la que también participó el excelente imitador mexicano Roberto De Llano.

La producción "My Own Way" tiene una marcada influencia de la música de Frank Sinatra, con temas como "Strangers in the Night" y "My Way". Además, incluye otros éxitos del recuerdo como "You are the Sunshine of my Life" y "Fly me to the Moon".

El disco está disponible en Los Europa e Hiper Europa a un costo de $5.00, y ya está sonando en varias radioemisoras.

“Esta es una producción para todo público, son canciones antiguas con arreglos frescos para que también puedan ser disfrutadas por los jóvenes”, asegura Willie Maldonado, productor y creador del nombre artístico de este nuevo cantante salvadoreño. “A él ya lo conocían como Jimmy; yo le sugerí un complemento que tuviera relación con su apellido.  Además, será fácilmente recordable por personas anglo-parlantes”, comenta.

La producción discográfica con la que Jimmy Saks incursiona en el mundo musical pretende colaborar con el tratamiento y medicamento de personas de escasos recursos de la Fundación Sana mi Corazón, La Fundación pro Niño Quemado de El Salvador y pacientes del Hospital Bloom, que necesiten ayuda monetaria para costear sus gastos hospitalarios.

Así, un porcentaje del dinero recaudado por la venta de las entradas de la cena donde debutará este cantante, y una parte de la ayuda otorgada por los patrocinadores, será canalizada a dichas instituciones, que tienen como objetivo ayudar a los que lo necesitan.


19 de Febrero, 2004
Mario Noel Rodríguez
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

La Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla conocía mis preferencias musicales. Por ello no dudó en cerrar la puerta y decir: poeta, estoy segura de que usted escuchó esta música cuando ésta era señorita, ahora tendrá que escucharla ya señora. Violines sintetizados al principio, pero poco a poco al ir entrando el piano identifiqué la melodía. Era un versión reciente de “Abriendo camino”, compuesta hace tres décadas por La Banda del Sol.

“Rosas solíamos ver, más ahora un atardecer. Sientes la vida pasar, mira que puedes caer...” . Le dije a la Bubu que ese tipo de emociones provocaban un pequeño cataclismo que terminaba en lágrimas. Manuel Martínez Daglio (+) su compositor, en un arranque de nostalgia, fue hasta lo espeso de la memoria y se lanzó magistralmente a recorrer los años en que soñábamos cambiar el mundo desde un poema.

Sucede que un día de estos (la cena tuvo que haber sido) desperté agitado a las 2 de la madrugada, completamente empapado de sudor (imagino la camiseta de Dante entrando al infierno).  En la sala busqué algo de música.  Puse “UNIDAD”, la producción musical más importante de la década de los setenta.  Reunía a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla , Los Kiriaps, Fiebre Amarilla, Corimbo, La Banda del Sol. “Abriendo camino”, sólo la música es capaz de abrir el pesado portón que no nos deja ir al pasado. Vi ponerse el sol.

¿Qué sucedió con este movimiento que era vanguardia musical en Centroamérica? Músicos talentosos, que apoyados por el joven Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla tocaban el cielo con sus guitarras y melenas inconformes. Pero vino el odio, y varios murieron cantando a “la revolución”. “Tamba” Aragón (+) compuso “El planeta de los cerdos”, porque su juventud le pedía cantar, y la cerda más cerda llamada guerra se lo llevó entre sus asquerosas patas.

“Si después de la guerra tengo brazos, te tomaré entre mis brazos” , cantó Rolf, presagiando lo que vendría. La música nos habló de UNIDAD, pero no entendimos.

 


18 de Marzo, 2003
H. Mejía L.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

  Probablemente muchos ignoran que el presentador del programa de televisión “Fin de Semana”, y director ejecutivo del estudio de grabación DOBLE V , Willie Maldonado, fue el primero en realizar una producción cristiana profesional hace 23 años.

“La primera producción la hicimos con el grupo Vía Láctea, en 1980. Era un álbum en el género pop con el título ‘Demos gracias’, al cual le hicimos arreglos modernos. Allí empezó, prácticamente, la producción de música cristiana a ese nivel en el país”, asegura Maldonado.

Posteriormente produjo "Hay un gran río" con Vía Láctea y el Coro Jerusalén, "Gracias, Señor Jesús" con el dueto Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla y "Venid, aclamémosle" con Pueblo de Dios, grupo dirigido por Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla .

Sobre el crecimiento de la música cristiana hecha en el país, el popular animador de televisión considera que ésta es tan buena como la que se produce en otros países.  “Posiblemente los recursos hacen que las producciones hechas en otros latitudes sean más completas que las de aquí, pero la piratería no perdona”, señala.

“Se podría trabajar con colaboraciones de cuerdas, coros y solistas de otros países, al igual que en lo secular, pero aquí nuestros artistas son los que pagan el alto precio de la piratería”, concluye.

 


2001
rockchapin.org

 

El último lustro de los años 50s, marcó la diferencia en el gusto de la juventud mundial. En Guatemala, la difusión de toda esa música se debió a emisiones radiales como "TeleMusicando" (Carlos Bock Milla (+), La Voz de Las Américas), "Time for teens" (Rudy Furlán, La Voz de las Américas), "Estelares" (Alfonso Sifontes, Radio 1,210), "Hollywood íntimo" (Sergio Lorenzana, Radio 1,210), "Norteamérica al aire" ( Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla , Radio Cristal -posteriormente Canal 10.80) y "Rock Central" ( Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla y amigos, TGCQ).

En Septiembre de 1961 nació la primera emisora 100% juvenil de Guatemala: Radio 9.80, con DJs como Charlie DeLeón, Roberto Rodas (+), Jaime Paniagua Jr.(+), Carlos Gamboa y Willie Maldonado.

A finales de 1959 se formó con estudiantes del colegio "Juana de Arco" el primer grupo de rock chapín: "Los Black Cats", con Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla como voz líder.  Aunque no alcanzaron mayor notoriedad, grabaron un acetato con la canción "Let´s have a party", hit en USA con Elvis Presley y Wanda Jackson.

En el primer lustro de los 60s, surgen grupos como Los Marauders, Los Picapiedra, Los Holiday's, Los Reyes del Ritmo, Los Beatniks, Los Terrícolas, Los Traviesos, Los Yakis, Los Castells.

En 1963, Willie Maldonado graba un acetato con "Los Traviesos" en los estudios de transmisión de Radio Panamericana.  A este grupo le corresponde alternar con Enrique Guzmán (quien se había separado recientemente del grupo mexicano Los Teen Tops), durante sus actuaciones en el Gimnasio Nacional.

En 1965 y 1966, Willie produce los dos primeros albumes (LP de 12") con grupos juveniles.  Les tituló "Aquí estamos" e incluían temas como:

Porque te amo / Con un beso pequeñísimo (Holiday´s)
Fin de Semana/Cuando estás cerca / Sure gonna miss her (Reyes del ritmo)
Si vuelves a mí / Dicen cosas de tí (Terrícolas)
El vaquero feliz, Wooly bully / Moon river (Beatniks)
Solo Solo / Oh, pretty woman / Hora del jerk (Traviesos)
Hoy...no! / Mr. lonely (Yaquis)
Surf del pájaro (Castells)
El Sandillero / Ahora soy feliz (Los Platinos de Yucatán, México)
La calle doce (Armónicas de oro) 2ª. Voz: Ronnie DeLeón (+14 Nov. 1997), posteriormente voz líder de Los S.O.S.

El lanzamiento oficial de los dos volúmenes se hizo a través del programa "Ritmos de juventud", que producía y animaba Danilo Sanchinelli (+) en Canal 7.

Ya residiendo en El Salvador, Willie continuó en el negocio discográfico y no olvidando a los guatemaltecos, produjo en 1969 a Los S.O.S. (con "C.C. Rider" y el clásico "Medalla"), en 1970 a Apple Pie ("Llámate hombre"), en 1971 a La Compañía ("Si no me quieres", "Conozco el amor") y en 1976 a Siglo XX ("If you leave me now").

 


Febrero 4, 2005
H. Mejía L.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 

Ante una considerable asistencia, El Salvador Big Band brindó el miércoles pasado por la noche, un sublime espectáculo musical que se caracterizó por lo impecable del audio, por la excelente ejecución de los músicos y por la destacada participación del cantante estadounidense Wayne Hooper.

Así, con una introducción del presentador de televisión Willie Maldonado, la banda inició su temporada 2005, que será a beneficio del Fondo Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla pro Niños del Hospital Benjamín Bloom y la Fundación Sana mi Corazón.

En esta velada, llena de mucho sentimentalismo y buenas canciones, entre las que destacaron “Unforgettable”, “My very thought of you”, “Monalisa”, “Vaya con Dios” y “Muñequita linda”, interpretadas en la voz de Wayne Hooper, revivieron recuerdos de buenas épocas.

“Indudablemente, es una excelente música, que creo todos los salvadoreños deberíamos apoyar, sobre todo porque va en beneficio de los niños y jóvenes”, dijo Salvador Sánchez Cerna, uno de los tantos asistentes.

Y es que la ejecución, bajo la batuta de Francisco Castaneda, fue impecable, gracias además a la buena mezcla lograda que hizo que en particular se disfrutara sobremanera cada una de las interpretaciones con un sonido digno, tolerable y envolvente.

El respetable reaccionó de manera positiva ante el esfuerzo y profesionalismo de los artistas.

Sin embargo, y a pesar de lo rico del programa, faltaron algunas de las piezas que también inmortalizaron al cantante de color como “Adelita”, “Perfidia”, “Noche de ronda”, “Quizás, quizás, quizás”, “Cosita linda” y “Adiós, mariquita linda”.

El público salió complacido y con deseos de escuchar más, pero será hasta dentro de unos días cuando nuevamente los músicos se ubiquen frente a sus saxofones, trompetas, trombones y batería y le den vida a un nuevo y sorpresivo programa al estilo Big Band.

 


Randy Adams
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 

Our trip to El Salvador had originally been scheduled only three days after our return from Fiji, so no one shed any tears when the Salvadoran government canceled all visas because of the election planned for March. We needed the time off, and the choir needed more time to learn the material, especially the lyrics. We really expected this to be our most difficult trip, due to the country's political unrest, primitive recording facilities, and the fact that our choir was made up of 60 Salvadoran children who spoke no English.


Image
The author with singers in Estudios Doble V
The children attend school in the largest private school system in Latin America, operated by Latin American Child Care, which was founded by our client, the Assemblies of God Church. Much to our surprise, El Salvador turned out to be the highlight of the entire project. El Salvador is a wonderful country, with some of the kindest and friendliest people on Earth.

We spent the first two days at Estudios Doble V , owned and operated by Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla , who was introduced to me as "The Bob Barker of El Salvador." Willie has a Saturday TV game show, which makes him a celebrity everywhere he goes. His studio is a comfortable place to work, with air conditioning (after this trip, I will never again take it for granted), a wonderful courtyard with a pool and waterfall, and a good working environment.

Everything worked pretty well (that always puts me in a good mood), the children were a joy to be around, and I believe I may have made some friends for life.

Postscript: Well, I'm back in the States now, finishing up post-production at Future Audio in Dallas. As I listen to the choirs we recorded and I see the faces of so many new friends on the video monitor, I long to go back to each of these wonderful places and renew the friendships that began there.

 


Septiembre, 1997
Carlos Peraza

 
Mi madre rentaba un cuarto para los ensayos de la Orquesta Tropicana y luego para la Sonolux. En esos grupos conocí al mejor tecladista de El Salvador: Carlos Navarro. Yo era un niño liceísta que se fue al Don Bosco, para tocar en la buena orquesta que ese colegio tenía.

En El Salvador, en los años 60s existían excelentes grupos como "Los Super Twisters", "Los Satélites del Twist", con cantantes como "Jim Berry" (Luis López) y "Lord Darkie" (Ricardo Jiménez Castillo). Yo entré en contacto con "Los Genios" (grupo bautizado por Willie Maldonado). En esa época, los grupos grandes cultivaban sus viveros sosteniendo grupos "juniors" y yo entré a uno de ellos.

Tenía 19 años cuando entré a "Fiebre Amarilla", grupo fundado por Willie, quien tenía su Estudio Doble V y producía artistas en su sello "Pícaro" (después "Doble V"). Con él –mi eterno amigo- y mis compañeros de grupo grabamos en esos días el 90 por ciento de los jingles que salían en radio y televisión, como el memorable "Yo de Lido no me olvido".

Marzo 4, 2008
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
(Jorge Delgadillo)
 
A finales de los años 60 y, esporádicamente, a lo largo de los 70, yo era un activo participante en la escena musical salvadoreña. Toqué en algunos grupos musicales e hice unas pocas grabaciones con algunos de esos grupos también. Así mismo, canté y escribí algunos pocos “jingles” de mi creación durante ese período.

 Dentro del humilde numero de grabaciones en las cuales participé, “Abriendo camino” es una canción de la cual he escuchado algunos interesantes comentarios durante las pasadas tres décadas. Alguna gente dice que “Abriendo camino” es una agradable pieza que claramente representa las tendencias musicales de finales de los 60 e inicios de los 70 en El Salvador; algunos otros dicen que la letra de la canción realmente captura el espíritu que impregnaba los sueños y aspiraciones de una buena porción de los jóvenes salvadoreños de esa época.

Yo pienso que muchos de los comentarios que he escuchado o leído acerca de “Abriendo camino” idealizan la canción a muy bien merecidos niveles. Y esto no lo digo solamente con la letra de la canción en mente, sino también tomando en consideración el ámbito en el cual la canción fue escrita y la variedad de músicos que participaron en completarla y grabarla también. El espíritu de unidad que existía entre los artistas salvadoreños de ese tiempo era en verdad destacado y el nivel de cooperación que existía entre nosotros era de hecho extraordinario.
 
En retrospectiva, puedo decir que mi participación en la realización de ese proyecto musical nunca fue parte de mis planes. Primero que todo, yo nunca fui realmente un miembro de la “Banda del Sol” y, segundo, en el momento de la grabación de la canción yo estaba algo distanciado de la escena musical salvadoreña. Pero algunas personas que yo conocía en ese tiempo pensaron que yo era probablemente el único chamaco en la ciudad quien podría ser capaz de tocar la parte de la batería de esa pieza, así que yo grabé la parte de la batería para ellos. Por puras razones del destino, entonces, yo finalicé jugando una parte esencial en la grabación de esa agradable canción.

Los siguientes párrafos relatan mis encuentros con “Abriendo camino”, su autor y algunos otros influyentes amigos quienes ayudaron a dar a esa canción la forma que ella finalmente obtuvo.

Camaradería.
Una noche de viernes, en algún momento a inicios de noviembre de 1970, Manuel Martínez condujo el Jeep Wagonneer verde de su papá hasta Los Planes y arribó a la casa en donde algunos de nosotros estábamos reunidos. Pienso que la casa había sido rentada por Neto Zamora y su esposa, Noycita, y el resto de nosotros nada mas estábamos pasando el fin de semana allí.

No recuerdo si Manuel condujo él solo o en compañía  de alguien mas, pero en un momento dado él nos dijo que tenía unas pastillas de ácido con él y que, dado que sus padres estarían fuera durante ese fin de semana, deberíamos de montarnos en su Wagoneer y dirigirnos a su casa en donde podríamos pasar la noche viajando y escuchando música, con lo cual todos estuvimos de acuerdo.

También no recuerdo exactamente quien bajó a San Salvador con nosotros, pero estoy seguro de que Alex Bella estaba entre nosotros. Pienso que Luis Uzquiano estaba con nosotros también, pero no estoy totalmente seguro de eso. También, puesto que habíamos estado visitando a Neto y Noycita, ellos probablemente bajaron con nosotros también. Recuerdo que el Jeep estaba lleno, así que allí deberían haber habido por lo menos 8 o 10  de nosotros.

Una vez en casa de Manuel todos nos sentimos muy cómodos. Manuel era por naturaleza un chamaco muy amable y espontáneamente nos hizo sentir en casa inmediatamente. La casa era muy hospitalaria también, ya que tenía una grande y acogedora sala con muchos sofás y sillas. El jardín justo al lado era también grande y placentero para estar en el. Era una noche estrellada y la temperatura era agradable, así que algunos tomamos más de una pequeña excursión dentro del jardín durante nuestra visita.

Tengo tres particulares vívidas memorias de esa noche.   En orden cronológico esas vívidas memorias son las siguientes:

1)     En un momento dado, mientras yo estaba sentado en una cómoda silla reclinable de cuero en la sala, Manuel fue a su sistema estéreo y puso a sonar el último álbum de Santana “Abraxas”. El álbum había sido lanzado recientemente y la mayoría de nosotros no lo había escuchado antes.  Fue un momento emocionante. Muchos caímos en silencio y pusimos nuestra incondicional atención a la música que salía de los excelentes parlantes del estéreo.

Resultó que “Abraxas” después llegó a ser conocido como el más grande logro musical de Santana. Algo de la música de ese álbum es de hecho especial, aún para los estándares de ahora. El año era todavía 1970.

2)     La segunda vívida memoria que tengo de esa noche es un particular momento de compañerismo que algunos compartimos con Manuel en el jardín. Como era casi una costumbre durante nuestros viajes de ácido, estábamos afuera discutiendo nuestra percepción general del mundo. En aquellos días solíamos llamar al mundo “La Pelota”. Claramente recuerdo un particular instante en el cual la cara de Manuel brillaba con sonrisas mientras él escuchaba algunas de las ingeniosas cosas que algunos de los chamacos decían acerca del mundo.

3)     El tercer momento que recuerdo muy claramente es el que tiene más que ver con el tema de esta corta historia. A un lado de la sala, como incrustado en una pequeña esquina de la casa, cerca de la puerta de entrada, estaba un pequeño piano Baldwin de color marrón claro. En un momento particular, mientras algunos de nosotros estábamos parados a un lado del piano, Manuel le dijo a Alex que últimamente él había estado trabajando en una pequeña pieza y que había alcanzado un punto donde no sabía que otra cosa hacer.

Manuel se sentó al piano y empezó a tocar la canción para Alex, mostrándole la parte en donde había encontrado un muro creativo. La canción estaba básicamente finalizada, solo necesitaba un poco de melodía extra en una sección particular. Alex se interesó y empezó a estudiar la armonía de la canción. Eventualmente, él la entendió y fue capaz de tocarla completamente bien.

En un punto Manuel se sentó por las octavas bajas y Alex se sentó por las octavas altas del piano y tocaron la canción juntos. Yo estaba parado apenas a unos pasos detrás de ellos, mirándolos tocar la canción como dos niños jugarían con un juguete nuevo con el que disfrutan jugar.

Manuel estaba tocando la estructura básica de la canción y Alex estaba más o menos improvisando por encima de esa estructura. En un momento dado, después de que habían tocado la canción a cuatro manos un par de veces, Manuel le pidió a Alex que repitiera una cierta improvisada melodía otra vez, lo cual él hizo. Manuel acababa de descubrir el solo para piano de “Abriendo camino”.

Así que ellos tocaron esa porción de la canción una y otra vez hasta que obtuvieron lo que Manuel quería. Entonces ambos consideraron el trabajo hecho y se juntaron al resto de nosotros y todos continuamos teniendo un agradable viaje por el resto de la noche.

Grabando la pista básica.

Mi segundo encuentro con “Abriendo camino” pasó apenas unos pocos meses después. Un día yo estaba en casa, tocando guitarra en mi sala, disfrutando del cálido y soleado clima de la mañana, cuando el teléfono sonó. Lo levanté y en el otro extremo de la línea había alguien preguntándome que estaba haciendo y si me gustaría llegar al “Estudio Doble V ” de Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla y grabar algo de batería.

Tengo la impresión de que la persona que llamó fue Fernando Llort, pero podría haber sido Manuel o igual Willie Maldonado . Willie solía llamarme de esa manera en algunas ocasiones, en el momento menos pensado, para proponerme que yo grabara unas voces para un espacio comercial de radio u otras cosas similares. El punto era que ellos ya habían estado tratando de grabar la canción con la ayuda de otros bateristas, pero ninguno de ellos había logrado el ritmo correcto, así que ellos pensaron que yo podía ir al estudio y talvez podría salvar el día.

Cuando llegué al estudio más tarde ese día encontré a Manuel sentado al piano y a Toto Archer jugueteando con un bajo eléctrico. Recuerdo que tan pronto como Manuel empezó a tocar la canción yo supe que ritmo ponerle. Yo ya había escuchado la canción antes, así que yo sabía cuál era su estructura básica. Pronto me di cuenta que Manuel le había agregado unas pequeñas cosas aquí y allá, pero siempre era la misma canción que yo le escuché tocar en la noche del viaje de ácido de “Abraxas”.

Recuerdo también que a Willie le gustó mi ritmo tan pronto como empecé a tocar junto a Manuel. Así que, con las abiertas palabras de aliento de Willie, continuamos tocando la canción por las siguientes horas.

En un punto durante la práctica, Toto dijo que él estaba un poco perdido y no estaba totalmente seguro de que clase de línea de bajo tocar. Yo me acerqué a él y amablemente le mencioné que la mejor línea de bajo que él podía tocar era probablemente la más simple. Yo imité el sonido del bajo con mi voz y señalé a Toto las primeras y las quintas notas de cada acorde que Manuel estaba tocando.

Esa línea de bajo estaba bastante en línea con el bajo de la batería que yo estaba tocando, el cual era bastante continuo y enfatizaba los primeros y los terceros tiempos de cada medida, precisamente como la línea de bajo que le sugerí a Toto hacía.

Así que, después de una docena de veces de práctica y después de algunas 4 o 5 tomas, los tres grabamos la pista básica para “Abriendo camino”. Más tarde ellos agregarían la voz líder y las de fondo y también unos pocos instrumentos más, particularmente unas percusiones.

Recuerdo que yo nunca les pregunté acerca de sus planes para esa grabación. Yo nada mas llegué al estudio, toqué mi parte y me fui. Así era más o menos mi manera de ser en esos días. Yo hacía las cosas simplemente porque me tocaba hacerlas, no porque yo tuviera un plan maestro en mente.

Unos pocos meses después alguien me contó que había por ahí un LP (Disco Long Play) que contenía un par de mis propias canciones más algunas otras grabaciones en las cuales yo había participado. El LP en cuestión resultó ser “Unidad” y una de esas grabaciones en las cuales yo había participado resultó ser “Abriendo camino”.

Cuando finalmente obtuve una copia de ese LP, vi que las dos canciones mías incluidas allí eran un par de grabaciones que yo había hecho de mi creación al estilo de hombre banda en el “Estudio Doble V”, unos años antes.  Yo nunca pensé que esas grabaciones serían lanzadas al público en ninguna forma, pero Willie, quien siempre ha tenido una mentalidad muy suya, pensó diferentemente acerca de ello.

Con el correr del tiempo, todo lo que finaliza bien está bien, y yo estoy contento de haber proporcionado a ese proyecto musical mi humilde contribución.

 

Pensamientos

*Nunca digas "De esta agua no beberé"*
 
RocketTheme Joomla Templates